Cunde el pánico por la unificación monetaria en Cuba

El experimento no debería levantar tanto pavor, pero los cubanos han aprendido que esto es un método psicológico para esperar un fortísimo golpe

CADECA 5ta y 42. Foto del autor

MIAMI, Estados Unidos.- Los vueltos solo en moneda nacional (CUP) comenzaron experimentalmente en dos tiendas de La Habana este 3 de diciembre. Hasta el presente, aunque se pagara en moneda nacional el vuelto se daba en pesos convertibles (CUC), o chavitos. Así entonces, según los resultados y efectividad, la medida se extenderá en la capital y demás provincias de Cuba, anunció el gobierno en una nota publicada en los medios nacionales.

Inmediatamente cundió el pánico entre la población, en previsión de que el gobierno decrete la unificación monetaria con una tasa de cambio desfavorable. La inminencia de la importante medida fue reiterada por el Ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera en 2018, pero el General Raúl Castro y Marino Murillo, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, han reconocido que su implementación resultó más compleja que lo esperado. Los problemas estructurales de la economía se complejizan debido a la zigzagueante aplicación de las medidas del gobierno, la temerosa implementación de la autonomía en las empresas y muchos otros, incrementados por la llamada situación coyuntural desde septiembre pasado.

La dualidad monetaria se estableció en 1994, inicio de la crisis denominada Período Especial, para recaudar los dólares estadounidenses ilegalmente en poder de la población, y con el fin de afrontar la depreciación de la moneda nacional y la carencia de divisas por la pérdida de las subvenciones de la Unión Soviética y sus aliados.

El cambio oficial de cinco pesos por 1 USD había pasado a 150 pesos por 1 USD en el mercado informal desde finales de 1993. En noviembre de 2004 se sustituyó la circulación del dólar por el peso convertible. La necesidad de unificación monetaria y cambiaria se anunció en 2010, y el cronograma para ejecutarla se inició en octubre de 2013; al año siguiente el Lineamiento 40 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución para el período 2016-2021 fijó concluir el proceso como un paso decisivo en el ordenamiento monetario, así como se publicó en la Resolución No.19/14 del Ministerio de Finanzas y Precios sobre el establecimiento del peso como única moneda nacional y las medidas que regirían a partir del Día Cero.

Hasta el 1 de diciembre el dólar fue la moneda refugio, sobre todo después de que el “presidente” Miguel Díaz-Canel decretara la situación coyuntural por déficit de combustible, y en octubre se abrieran tiendas para la venta de equipos electrodomésticos grandes y medianos, únicamente en los billetes verdes.

Mientras el gobierno de Cuba mantiene la tasa de cambio irreal de 0.87 CUC=1 USD, éste ha escalado en el mercado informal a 1.30-1.40 CUC. Desde esos días las Cajas de Cambio (CADECA) no han tenido moneda nacional, usualmente reciben poca, pero según los empleados la empresa SEPTA está surtiendo, aunque la escasez es originada por las personas que llegan con miles de CUC en una especie de estampida para deshacerse de los “chavitos”.

“Con esta gente hay que estar en la viva. Todos los días se aparecen con algo nuevo, y nosotros somos quienes perdemos”, es uno de los intercambios de opiniones entre los cubanos en las muchísimas colas diarias, que “se han convertido en el deporte nacional en Cuba”, según otro comentario.

El experimento únicamente en dos tiendas no debería levantar tanto pavor, pero los cubanos han aprendido que esto es un método psicológico para esperar un fortísimo golpe y luego sentirse aliviado cuando no ha sido tan duro. El proceso actual choca con la acumulación de medidas restrictivas aplicadas por el gobierno y la escasez de los productos básicos, ya sea por la carencia de dinero para pagar las deudas y recibir nuevos créditos a corto plazo, o por la falta de envases para almacenar los productos, con mayor intensidad desde mediados de 2018.

El Centro Comercial Almendares, perteneciente a la cadena de Tiendas Panamericanas de la Corporación Cimex, en la esquina de 41 y 39-A, del Municipio Playa, es uno de los dos elegidos. Con escasos abastecimientos se ha convertido en bodega depósito para ahorrar combustible en el traslado de los productos a establecimientos cercanos más pequeños. Este creativo método es nocivo a la higiene, destruye la instalación, casi no deja espacio para desplazarse y contrasta con las mejor surtidas tiendas de la cadena TRD cercanas, como la Almendares de 47 y 28, a la entrada del Parque El Bosque. El Centro Comercial de 41 ha sido muy útil a los residentes de la zona y a quienes utilizan los ómnibus que en la esquina de 41 y 42 conectan a los habaneros hacia diversos puntos de la capital.

El otro lugar de experimento es el Centro Comercial 5ta y 42, de la Cadena Tiendas Caribe, que fue uno de los primeros establecimientos de venta en dólares para nacionales autorizados a poseer divisas, y donde más recientemente se han ensayado la venta online y otros métodos de compra.

Allí se desplegaron hace algunos años boutiques de marcas extranjeras que han marchado a centros de turismo o abandonado el país por la caída del poder adquisitivo de los nativos. Sin embargo, posee un adecuado mantenimiento constructivo y un surtido de alimentos comparativamente superior.

Desde hace varios meses la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, el Banco Central de Cuba (BCC) y las Cadenas de Tiendas han trabajado en las modificaciones de los establecimientos seleccionados para implementar la medida. La Corporación Cimex ya tiene seleccionados 10 en La Habana, los más grandes, así como el mayor centro comercial en cada una de las cabeceras provinciales y el Municipio Especial Isla de la Juventud. Así mismo, el gobierno aspira a completar este programa inicial en el primer trimestre de 2020.

Por su parte, la Empresa de Servicios Especializados de Protección S.A. (Sepsa) ha laborado para asegurar la disponibilidad de moneda nacional en todas sus denominaciones, incluida la fraccionaria. “Se ha confirmado que no existe ninguna dificultad y se cuenta con los fondos necesarios para el arranque, así como para su reaprovisionamiento”, explicó Leticia Morales González, vicepresidenta de Economía y Finanzas de Cimex.

Ahora bien, si bien comenzaron los experimentos en las dos tiendas mencionadas, la unificación monetaria y cambiaria en Cuba podría demorar meses, debido a las tensas condiciones de la economía cubana y el lento avance de la gestión económica de las empresas.

Anuncio oficial y listado de precios en las dos monedas. Fotso del autor

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]