1

El señor “presidente” en su laberinto

Miguel Díaz-Canel, Cuba

LA HABANA, Cuba. – Estaba claro el pueblo cubano, cuando por los años 30, 40 y 50 del siglo pasado, miraba con plena indiferencia a los poquísimos grupos de comunistas que hablaban en contra del capitalismo y a favor de una ideología extranjerizante que prometía una vida mejor a los pobres.

Durante largos años, aquellos grupúsculos no pasaron de unos pocos en una población de más de seis millones de habitantes. 

Estaba más que claro el pueblo cubano. Y ahora más que nunca, después de lo dicho por el presidente del grupo azucarero Azcuba, señor Julio García Pérez, quien informó a los miembros del Consejo de Ministros los resultados de la zafra azucarera 2020-2021, definida por él mismo como “una de las peores que se han realizado en la historia del país”.

Pero los comunistas, tercos como mulos, o por conveniencias, respondieron que “se adoptarán las medidas que correspondan para garantizar en un futuro la vitalidad de estas actividades que tanto han significado en lo económico y en la historia de Cuba”.

¿Y qué ha respondido el pueblo ante esta situación, que se veía venir desde 1959?

Para sorpresa de todos, la respuesta del “presidente de la República”, señor Miguel Díaz-Canel, fue que “es imprescindible cambiar la manera en que se ha hecho la zafra hasta el momento e incorporarle otra forma de pensamiento para lograr los resultados que necesitamos”.

¿Por qué los dirigentes más sabiondos del régimen castrista, José Ramón Machado Ventura y Ramiro Valdés Menéndez, enviados especiales de Raúl Castro para supervisar el desarrollo de la zafra durante estos últimos años, no vaticinaron que sería la peor de la historia? 

¿Podremos imaginar cuál será entonces esa otra forma de pensamiento que dice el “presidente” para cambiar la manera en que se ha hecho la zafra desde la época de la Colonia, cuando Cuba era uno de los mejores productores de azúcar a nivel mundial?

El señor “presidente”, sin más ni más, así de pronto y por obra y gracia del espíritu santo, va a descubrir otra forma de pensamiento para la zafra del pueblo, a pesar de haber vivido toda su vida desvinculado de la producción de azúcar.

Dice que si la zafra fracasó es por “la estrategia de subversión  político-ideológica que existe contra Cuba, con sus campañas de difamación, de descrédito”. Pero, ¿antes no había dicho que había que combatir la burocracia, el acomodamiento, desechar todo lo que fuera ineficiente?

Las razones para que este fracaso ocurriera se conocen bien. Mucho más después de 60 años de historia y el fracaso de la Zafra de los 10 millones, tras el cual Fidel y Raúl tuvieron que meter sus cabezas en tierra, como el avestruz. 

En fin, que además de descubrir otra forma de pensamiento para la zafra, se hace necesario capacitar a la fuerza de trabajo que, al parecer, no estaba capacitada. 

En vez de responder a estos por qué, los máximos dirigentes se fueron por las ramas y solo les quedó justificarse con dificultades financieras, problemas acumulados en la infraestructura de los centrales, indisciplina de los trabajadores y otras excusas. 

Conclusión: el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, propuso la creación de un grupo de trabajo para evaluar, una vez más, la situación de la zafra.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.