Crónica de una presidencia anunciada

Crónica de una presidencia anunciada

En Cuba todos lo sabían, y los generales lo sabían primero que todos: Miguel Díaz-Canel sería seleccionado presidente el 10 de octubre.

Miguel Díaz-Canel; Cuba;
Parlamento cubano ratifica a Miguel Díaz-Canel como presidente de Cuba (Foto: Presidencia de Cuba)

LAS TUNAS, Cuba. – Con caras de generales en duelo, inescrutables, metidos en sí mismos, cuatro generales de cuerpo de Ejército permanecían en sus curules en la Asamblea Nacional este jueves. Escuchaban el discurso, previamente preparado, que Díaz-Canel leía recién electo presidente como candidato único; y viéndolos escuchar la lectura presidencial, parecía como si los generales Cintras, López, Espinosa y Quinta apreciaran una situación operativa de resultados impredecibles, lo que es mucho decir en tan viejos soldados, para quienes los imprevistos ya son escasos.

Guerrilleros devenidos estrategas, graduados en Frunze, los generales habían dirigido agrupaciones de tropas expedicionarias en África, firmado acuerdos de paz en Nueva York, regentado cadenas de tiendas recaudadoras de divisas por todo el país, acaudillado la mayor red hotelera del Caribe y mandado contingentes de carpinteros por toda Cuba, construyendo bohíos con tablas de palmeras para gentes desguazadas por los ciclones.

En Cuba todos lo sabían, y los generales lo sabían primero que todos: Miguel Díaz-Canel sería seleccionado presidente el 10 de octubre. Así lo había anunciado seis meses atrás el general de Ejército Raúl Modesto Castro Ruz en el discurso proclamador de la Constitución el pasado 10 de abril:

“Compañero Miguel Díaz-Canel, presidente de la República de Cuba, ahora es presidente del Consejo de Estado y de Gobierno de la República de Cuba”, había anticipado el viejo general, primer secretario del Partido Comunista, “fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado”, según el artículo 5 de la Constitución.

Para remachar el edicto del general de Ejército, el propio Díaz-Canel se había autoproclamado presidente, considerándose “par” del presidente Putin, y adelantándose a la “elección presidencial” de este jueves 10 de octubre, cuando el viernes de la semana pasada la prensa oficial reportó:

“Díaz-Canel informó que viajará a Rusia a fine del mes en curso y extendió una invitación a su par Vladimir Putin a visitar Cuba”.

Huelga decir que el discurso de toma de posesión del presidente estuvo muy bien guarnecido con temas de defensa. Y no podía ser de otra manera: cuando el vicepresidente Machado Ventura “cedió” la vicepresidencia a Díaz-Canel, el general Raúl Castro dijo del ahora presidente: es un “sobreviviente”.

Ahora, el “presidente” hubiera podido ser uno de los tantos elegidos por el Máximo Líder que no sobrevivieron. A saber: Luis Orlando Domínguez, Carlos Lage, Roberto Robaina, Felipe Pérez Roque, Carlos Valenciaga. Llevado por el general de Ejército Raúl Castro junto a sus generales, por ser el que “mejor interpreta el pensamiento del Comandante en Jefe (Fidel Castro)”, decía el general. ¿Ya lo olvidaron?

No lo creo. Y como esos asuntos no se olvidan, concluido el discurso de toma de posesión de Díaz-Canel, el general de Ejército Raúl Castro se levantó de su curul y fue hasta donde sus generales de cuerpo de Ejército Leopoldo Cintras Frías, Álvaro López Miera, Ramón Espinosa Martín y Joaquín Quinta Solá; conferenciaba con ellos cuando hasta ellos llegó Díaz-Canel. Y animadamente los vimos charlar.

Ahora, según el artículo 128 i) de la Constitución de la República, en su condición de presidente, Miguel Díaz-Canel desempeña la “Jefatura Suprema” de las instituciones armadas y determina su organización general. ¿Hablarían de tal suprema jefatura los generales y el presidente?

Mientras Raúl Castro viva, pocas dudas caben de quién posee mando real sobre los generales. Pero cuando Raúl Castro muera… ¿Quién tendrá mando real, entiéndase constitucional de hecho y de derecho sobre las tropas, el presidente o los generales?

Este 10 de octubre ha sido otro día triste, como otros tantos días negros en la Historia de Cuba; a la memoria me llega la destitución de Carlos Manuel de Céspedes, primer presidente que tuviera la República en Armas, el tumulto de Lagunas de Varona, el Pacto del Zanjón, la Enmienda Platt, las dictaduras de Gerardo Machado, de Fulgencio Batista, los robos del erario público y los asesinatos políticos, la dictadura del castrismo a cuenta de la dictadura del proletariado, que es, la dictadura más larga padecida por los cubanos, y me pregunto:

A más de cien años de habernos librados del colonialismo español… ¿Hasta cuándo tantos cubanos permanecerán esclavos del absolutismo monárquico? ¿Hasta cuándo achacaran los males presentes a los errores del pasado?

Pretender hacernos creer que este jueves 10 de octubre en Cuba hubo elecciones parlamentarias y presidenciales es una falta de respeto al honor, al decoro, a la dignidad, no sólo de quienes dicen “elegir”, sino también de los “elegidos”, valga decir, faltarse así mismo, que es el peor de todos los ultrajes.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]