Homenajes y “olvidos” de la prensa castrista a leyendas del deporte cubano

Homenajes y “olvidos” de la prensa castrista a leyendas del deporte cubano

Existe una verdad irrefutable: los atletas cubanos que han muerto en otras tierras del mundo siguen siendo glorias del deporte

cuba deportistas atletas peloteros cubanos prensa castrista
A la izquierda, Jorge Hernández, a la derecha Orestes Minnie Miñoso

MIAMI, Estados Unidos. – La prensa castrista lleva seis décadas honrando a los atletas que apoyan al sistema político que desde 1959 controla los destinos de Cuba, pero también ha ignorado a leyendas del deporte por la única razón de abandonar la isla. Esta actitud infame e inmoral en nombre de un fanatismo revolucionario ha traído como consecuencia que los nombres de muchos de los mejores hijos de la nación hayan sido borrados para varias generaciones de cubanos.

El jueves murió el boxeador habanero Jorge Hernández Padrón. Y en este caso la prensa controlada por el gobierno le dio una cobertura completa como merecía este atleta, porque Jorgito como era conocido por todos fue campeón olímpico, mundial, panamericano y centroamericano; y a mi juicio uno de los mejores pugilistas antillanos de todos los tiempos que está ubicado entre los tres más grandes de los 48 kilógramos en la historia de los Juegos Olímpicos.

Y se le rindió homenaje porque Jorgito se quedó viviendo en la isla trabajando para el gobierno como entrenador en la llamada Escuela de Boxeo Cubano. Pero mientras que a este “caballero del ring” le dieron su reconocimiento, decenas de otras glorias han sido olvidadas por esos propios medios de comunicación por no apoyar el sistema, permanecer neutral en política o marcharse del país.

Y es que esa llamada “justicia” que el gobierno cubano pregona cumplir, sólo corresponde para aquellas figuras que han sido fieles a la ideología comunista o supieron fingir dentro de la isla.

Ejemplos sobran de las injusticias cometidas por el régimen castrista contra leyendas de la música, las artes, las ciencias, los negocios, los deportes y las restantes actividades en las que el cubano ha triunfado fuera de su patria.

El ciudadano cubano sin importar que sus éxitos hayan sido logrados en Norteamérica, España o cualquier otro país, su corazón y sentimiento permanecen en la tierra donde nacieron.

En el campo de los deportes suman decenas de casos. Comenzando por el béisbol, estamos obligados a mencionar a Orestes Miñoso, uno de los más grandes peloteros cubanos y latinoamericanos de todos los tiempos.

Cuando Miñoso le dijo adiós al mundo el primero de marzo del 2015 en Chicago, la prensa castrista sólo puso una pequeña nota en una de sus publicaciones. Y el llamado ‘’Cometa Cubano’’ no nació en territorio extranjero, es natural de Matanzas.

El 2 de abril del 2010 cuando falleció en Orlando, Florida, el lanzador oriundo de Las Villas, Miguel Cuéllar, la prensa controlada de la isla no publicó ni una letra para honrar a este ganador del premio Cy Young en Grandes Ligas, que sumó 184 victorias y más de 20 triunfos en cuatro temporadas.

El 25 de septiembre del 2016 cuando murió en un accidente el serpentinero de los Miami Marlins, José Fernández, esta misma prensa le negó al pueblo cubano que en Estados Unidos había fallecido con sólo 24 años de edad una de las mejores promesas del béisbol que nació en Santa Clara.

Tres boxeadores cubanos campeones mundiales en el profesionalismo, cuando murieron la prensa del régimen no publicó ni una nota para recordar a quienes están ubicados entre los mejores púgiles de todos los tiempos en la división welter.

Hablamos de Gerardo González, conocido como ‘’Kid Gavilán’’, que nació en Camaguey y que murió en Miami el 13 de febrero del 2003, Luis Manuel Rodríguez nacido también en la ciudad de los tinajones y que murió el 8 de julio de 1996 en Miami, y José Nápoles, con el apodo de “Mantequilla, oriundo de Santiago de Cuba y que falleció en México el 16 de agosto del 2019.

El caso más reciente ocurrió el pasado 20 de noviembre del 2019 cuando murió en Miami la velocista Bertha Díaz, la primera mujer cubana en Juegos Olímpicos, doble medallista en Juegos Panamericanos y titular en Juegos Centroamericanos, recordista mundial en 60 y 80 metros con vallas. Y la prensa castrista no puso ni una nota sobre Bertha, que fue la mejor deportista de la isla en la década del cincuenta y principio del sesenta.

Estos no son los únicos atletas cubanos que han muerto en tierras extranjeras y sus nombres han sido olvidados en Cuba, pues por sólo mencionar a otro reducido grupo recordamos a los peloteros  Sandalio “Potrerillo’’ Consuegra, Julio “Jiquí Moreno, Francisco “Panchón’’ Herrera, Zoilo Versalles, Willie Miranda, Fermín Guerra, Regino Otero y Andrés Fleitas; así como los campeones mundiales de boxeo Ultiminio Ramos, José Legrá y Benny “Kid’’ Paret.

¿De qué libertad de prensa y de qué justicia puede hablar el gobierno castrista cuando este grupo de glorias del deporte cubano y muchos otros murieron alejados de su patria con sus proezas silenciadas para la población cubana y en especial para las nuevas generaciones por el único motivo de haber abandonado el país o no simpatizar con el sistema político?

Sin importar si la prensa castrista mantenga esta conducta indecente, existe una verdad irrefutable: los atletas cubanos que han muerto en otras tierras del mundo siguen siendo glorias del deporte.

Algún día, quizás no lejano, sus nombres serán honrados como merecen en la Cuba que los vio nacer.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

Acerca del Autor

Marino Martínez

Marino Martínez

Nació en Güira de Melena, un pueblo al sur de La Habana, Cuba. Vive en Estados Unidos desde 1980. Con más de 25 años de experiencia en el periodismo, ha escrito cientos de artículos especializados y ha entrevistado a grandes estrellas deportivas. Desde el 2006 es columnista y editor deportivo de El Nuevo Herald y por 14 años fue director deportivo del Diario Las Américas. Pertenece a la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos y es el creador del Salón de la Fama del Deporte Cubano, institución no lucrativa que, desde el 2003, honra a figuras que le han dado gloria al deporte antillano.

[fbcomments]