Andar La Habana por los mercados y planes agropecuarios

Andar La Habana por los mercados y planes agropecuarios

La legislación complementaria a la nueva Constitución incrementa las ataduras a las fuerzas productivas en la agricultura, y la carencia de financiamiento paraliza la obsoleta industria

Agromercado; Cuba;
Agromercado en Cuba (Foto: Reuters)

LA HABANA, Cuba. – Los Mercados Estatales Agropecuarios (MAE) de los barrios de La Habana tienen precios asequibles a la población de bajos salarios y pensiones…así no será expoliada por los Mercados de Oferta y Demanda, los carretilleros ni los revendedores. Todo con precios topados. Pero las yucas y los boniatos ya no podrán llenar el estómago, mucho menos las malangas podrán ayudar la digestión.   Los mangos y los aguacates en plena cosecha no tienen cajas en los campos y no hay combustible para la recogida desde allí, mucho menos para traerlos desde los municipios cercanos y las provincias. Los MAE están desabastecidos, aunque este año llovió y no han llegado todavía los ciclones.

Cuartos mal iluminados y peor ventilados, mugrientos y pestilentes,  aun después de arrojar cubos de agua, si la hay, sacos oprimidos contra la pared para dejar espacio a los desvencijados depósitos de madera o las cajas plásticas con la mercancía expuesta a los compradores. Empleados sudorosos después de cargar y colocar atienden a los clientes, calculan el peso en balanzas destartaladas y estiman el precio, también anotan en la libreta de racionamiento las escasas libras de papa que ya no están por la libre y la dieta de plátano burro para quienes la tengan. Quizás vendan frijoles, algunos plátanos y fruta bomba de pésima calidad. Todas las condiciones desestimulan el trabajo y alientan el robo por quienes perciben bajos salarios.

Los nuevos Mercados Ideales y otros amplios renovados se ven modernos y relucientes en la televisión, sobre todo cuando son inaugurados o visitados por los dirigentes. ¡Hasta tienen productos pelados y cortados en bolsitas de nylon!  Y las ferias ocasionales en algunos barrios acogen a los camiones de confines lejanos, y hasta se alcanza alguna carne de cerdo.  También ofertan comida. Los entrevistados en la tele usualmente están satisfechos.

La Habana  prepara la Empresa de Acopio para  funcionar antes de fines de año. Esa inversión en Mercado El Trigal fue chequeada por el primer secretario del Partido Comunista de la provincia, Julio Antonio Torres Iribar, el 19 de agosto. También se recuperará el Cordón de La Habana y una vaquería logra 6 litros de leche por vaca,  según los  directivos de la Agricultura acompañantes, destacaron los medios.

MAE de 41 y 44 (Foto de la autora)

Esmel Seyera Cedeño, director de Acopio capitalino, expresó que Mercado El Trigal, se convertirá en la  sede de la Empresa de Acopio de La Habana, y que su principal reto es incorporar mucha más producción agropecuaria a la capital y lograr con el proceso inversionista que esa producción llegue a los mercados con mucha más calidad y mejor presencia. (Habana Noticiario, 20-8-19). El mercado concentrador Trigal, creado en 1988 en la periferia de La Habana, fue cerrado hace alrededor de 2 años, para reorganizarlo debido a acusaciones de mal trabajo y corrupción.

Por otra parte, Emeregildo Martínez, director de la Agricultura en La Habana, manifestó que deberán incrementar los rendimientos en los organopónicos y huertos intensivos, poner a producir el 100% de las áreas de la capital con eficiencia, y recuperar el Cordón de La Habana, diseñado por  el Comandante en Jefe, en las vaquerías típicas con un programa de desarrollo desde pasto y forraje, y después el ganado y las instalaciones ganaderas. (Habana Noticiario, 20-8-19).

El plan Cordón de La Habana iniciado en 1966 es recordado como uno de los proyectos fallidos de Fidel Castro, donde  se fomentaron plantaciones de café, en suelos no aptos para ese cultivo, mediante inmensas movilizaciones de trabajo voluntario para preparar las posturas, y tractores y equipos pesados que debían eliminar el marabú para siempre.  Además, él creó el poblado Valle Grande, nombre simbólico del lugar donde murió el Che Guevara.  Tampoco las grandes inversiones en vaquerías allí y otros lugares, produjeron los millones de litros de leche que convertirían a Cuba en mayor productor que Suiza. Fue el preámbulo de la catástrofe de la Zafra de los 10 millones.

MAE de 41 y 44 (Foto de la autora)

También los dirigentes visitaron La Vaquería Vietnam II de la Unidad Empresarial de Base Granja Pecuaria Cotorro, donde se obtienen buenos resultados por la alimentación del ganado con plantas proteicas, ya que con una producción de seis litros de leche por vaca total, y 8,95 por vaca en ordeño, la UEB cumple el plan previsto de entrega a la Fábrica de Queso de Siboney, informó el director Humberto Cordobés Velázquez, según la Agencia Cubana de Noticia (ACN).  Los niños cubanos siguen sin derecho a comprar un litro de leche después de cumplir los siete años y, a juzgar por ese rendimiento, demorará muchos años para que se cumpla la promesa de Raúl Castro de que ellos puedan tomar al menos un vaso de leche diario pasada esa edad.

La legislación complementaria a la nueva Constitución incrementa las ataduras a las fuerzas productivas en la agricultura, y la carencia de financiamiento paraliza la obsoleta industria.  “Además de poner a disposición de la industria nuevas materias agrícolas, también la Reforma Agraria moverá el aumento de la producción de nuestra agricultura, posibilitando a Cuba autoabastecerse en los renglones alimenticios y ahorrándonos más de 150 millones de dólares que pueden ser empleados en el futuro para aumentar la planta industrial del país, es decir, para impulsar el desarrollo económico”, expresó Raúl Castro en el Primer Foro sobre la Reforma Agraria, el 28 de junio de 1959.  Las importaciones de alimentos aumentaron y el presidente Díaz-Canel pretende lograr sustituir importaciones y exportar, pero con el reforzamiento de los métodos probadamente estranguladores.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]