Crimea: una aventura peligrosa

Crimea: una aventura peligrosa

Putin es un aventurero. Si algún país no debe anexarse ningun territorio alegando asuntos étnicos es justamente Rusia. El gigantesco estado eurasiático alberga etnias diversas, mayoritarias en sus respectivas regiones

Jovenes envueltos en banderas rusas en Sumferofol, Crimea

LA HABANA, Cuba. – Una vez más la propaganda de los “socialistas del siglo XXI” se ha alineado con las políticas adoptadas por uno de sus líderes extranjeros predilectos: En esta oportunidad, Vladimir Putin. La cobertura noticiosa dada en los países de la ALBA a los recientes sucesos de Crimea, deja traslucir las simpatías izquierdosas por la secesión de esa península y su incorporación a Rusia.

En realidad, no están claras las razones para que esos señores se identifiquen con un régimen corrupto, oligárquico y mafioso como el que encabeza en Moscú el ex coronel de la tenebrosa KGB. Es probable que el carácter de Rusia como hipotética alternativa al poder de Estados Unidos sea la que explique ese contubernio.

En Cuba, los medios de propaganda oficialistas, al cubrir ese tema, ponen de manifiesto que ven la secesión con muy buenos ojos. El pasado lunes, por ejemplo, la Mesa Redonda difundía las declaraciones de una madre rusa residente en la mencionada península, que expresaba sus simpatías por ese proceso.

Con el mayor desparpajo, la buena señora afirmaba que todo eso era necesario porque, en caso contrario, ella y sus hijos corrían un “peligro real” de ser asesinados. Como no existe antecedente alguno de “limpieza étnica” en Crimea, la dama igual hubiera podido hablar del riesgo objetivo de que un aerolito cayera sobre su cabeza.

Parece evidente que quienes de manera tan alegre se han puesto a apoyar esta aventura política, no han meditado sobre los nefastos precedentes que le sirven como marco de referencia. Tampoco han sopesado las implicaciones diversas, contradictorias y nada halagüeñas que ella ofrece.

En el plano histórico, lo primero que acude a la mente es la actividad pre-bélica de Adolfo Hitler. También el funesto Führer presentaba a sus vecinos reclamaciones territoriales basadas en argumentos étnicos. Un ejemplo es la población de la región fronteriza de los Sudetes, en Checoslovaquia, que en los años treinta del pasado siglo era de habla alemana en su gran mayoría.

En base a esto, los nazis y sus partidarios en esa provincia, encabezados por el títere Konrad Henlein, escandalizaban hablando de las supuestas “atrocidades” perpetradas contra ellos por los checos. Como se sabe, todo aquello terminó con el desmembramiento del país y la anexión de los Sudetes al Tercer Reich. Al año siguiente comenzó la Segunda Guerra Mundial.

Por consiguiente, si quienes ahora apoyan la anexión de Crimea a Rusia desean tener un mínimo de coherencia, deberían aplaudir el antecedente histórico del bochornoso Pacto de Múnich. Y también el anterior zarpazo de Putin, al apoderarse del territorio georgiano de Osetia del Sur. A nivel mundial, este otro despojo sólo recibió el apoyo de Daniel Ortega, el gran despistado nicaragüense.

Manifestantes pro rrusos bajo estatua de Lenin

Según datos oficiales, la idea de independizar a Crimea de Ucrania e incorporarla a Rusia, obtuvo en el reciente referendo el respaldo del 96,7% de los votantes. Si esto es fundamento suficiente para justificar ese rediseño de las fronteras entre ambos países eslavos, ¿no deberíamos pensar entonces que el 99,8%  de apoyo que los habitantes de las Islas Malvinas otorgaron a su permanencia bajo la bandera británica justifica la renuncia argentina a sus pretensiones sobre ese territorio!

La aventura alentada por Vladimir Putin entraña una serie de consecuencias adversas para él mismo y su gobierno. Entre ellas, la posible erosión del apoyo popular al actual inquilino del Kremlin y el bajón sufrido ya en los mercados bursátiles por el rublo y las acciones de compañías de Rusia.

A lo anterior se suma que los actuales aliados de este país (por ejemplo, antiguas repúblicas soviéticas como Kazajstán y Bielarús) rechazan la medida. Razón tienen para adoptar esa posición, pues en todas ellas existen importantes poblaciones rusófonas, que pudieran convertirse en foco de situaciones análogas a la de Crimea.

A más largo plazo, la actual política del Kremlin denota un grado de aventurerismo difícil de superar. Si algún país debería andar con pies de plomo en estos asuntos es justamente Rusia. El gigantesco estado eurasiático alberga en su territorio gran número de etnias diversas, muchas de las cuales son mayoritarias en sus respectivas regiones.

Tatarstán, por ejemplo, cuenta con más de tres millones de habitantes (una población mayor que la de Crimea). Otras repúblicas autónomas han dado muestras de su voluntad separatista; Chechenia y el abigarrado Daguestán son los mejores ejemplos. En una palabra: Putin está abriendo una verdadera Caja de Pandora.

Ojalá surtan efecto las medidas adoptadas por la Unión Europea y los Estados Unidos para conjurar las ansias expansionistas de la oligarquía moscovita. Esperemos que en el Kremlin prevalezcan las mentes más lúcidas.

René Gómez Manzano

(La Habana, 1943). Graduado en Derecho (Moscú y La Habana). Abogado de bufetes colectivos y del Tribunal Supremo. Presidente de la Corriente Agramontista. Coordinador de Concilio Cubano. Miembro del Grupo de los Cuatro. Preso de conciencia (1997-2000 y 2005-2007). Dirigente de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil. Ha recibido premios de la SIP, Concilio Cubano, la Fundación HispanoCubana y la Asociación de Abogados Norteamericanos (ABA), así como el Premio Ludovic Trarieux. Actualmente es miembro de la Mesa de Coordinación del Encuentro Nacional Cubano

[fbcomments]