Ángel Augier nunca entrevistó a Charles Chaplin

Ángel Augier nunca entrevistó a Charles Chaplin

Qué pena que nunca pudimos saber la impresión que se llevó Chaplin de aquel comunista

Charles Chaplin

LA HABANA, Cuba.- Uno de los géneros periodísticos que más respeto merece es, seguramente, la entrevista, sobre todo si se trata de conversaciones con grandes personalidades, principalmente políticas o científicas, donde una mala interpretación puede resultar imperdonable.

Esta es la razón por la que, casi en general, cualquier periodista ha recibido un “No” cuando le ha solicitado una entrevista a un famoso.

Fidel Castro, por ejemplo, jamás aceptó dejarse entrevistar por alguien que no fuera un profesional especializado, de reconocida seriedad y trayectoria, perteneciente a un importante medio de prensa. No hubo cubano de la prensa castrista que lo entrevistara, pero sí renombrados reporteros, sobre todo norteamericanos y europeos.

Con Charles Chaplin ocurrió así, por sólo poner un ejemplo reciente que salió a la luz en el periódico Juventud Rebelde, en agosto pasado. Según fue relatado, en cierta ocasión, un cubano novato, el poeta Ángel Augier (1910-2010), allá por los primeros años de la década del cincuenta del siglo pasado cometió la osadía de intentar entrevistar a Chaplin, cuando este genio del cine se hospedaba en el Hotel Ritz, de París. Chaplin había acudido a la ciudad para asistir al estreno de su película Lime light, Candilejas, en español.

A pesar de que el secretario de Chaplin había respondido de antemano que éste no quería entrevistas, el cubano Augier, casualmente también de visita en París, usó su habilidad criolla para intentar, uniéndose a una desconocida pareja cubana que se alojaba en el mismo hotel, penetrar en el vestíbulo y sorprenderlo.

Cuando Augier y un amigo vieron al artista bajar las escaleras del elegante salón de Las Tullerías, lo abordaron de inmediato: “Míster Chaplin -le dijo Augier-, venimos de La Habana y en nombre de todos los cubanos que lo admiran queremos entrevistarlo”.

En ese mismo momento, como bien dice Juventud Rebelde, el secretario de Chaplin, enojado, rescató al artista de la presencia de los dos desconocidos.

Explicado esto, en el artículo publicado se reseñaba que “la entrevista, quizás la única hecha por un periodista cubano a Chaplin, se publicó en Bohemia a finales de noviembre de 1952”.

Una gran falsedad repetida más de una vez en Cuba. Ángel Augier, por mucho que se diga, jamás entrevistó a Charles Chaplin. Es posible que hasta le haya dado una mala impresión al genio inglés, cuando de forma precipitada e inconveniente, le comentara acerca de las declaraciones de autoridades norteamericanas de ponerle dificultades para retornar a Estados Unidos.

Chaplin interpretó el gesto vagamente, y según Augier después de un estrechón de manos le dio la espalda, para escapar por una puerta lateral rumbo a los Campos Elíseos.

Chaplin retornó a Hollywood en 1972, donde recibió, entre otros, el Oscar Honorífico por su gran contribución al cine estadounidense. En una ocasión anterior había dicho: “Los americanos no me quieren. Esto me ha herido profundamente”.

Pese a todo, no hubo jamás manera de hacerle ver al poeta cubano, militante comunista por aquellos años, el error que cometió en soltarle una pregunta indiscreta a Charles Chaplin, sin permiso para hacerlo además, algo que debe respetar un periodista, mucho más si no ejerce, como Augier, dicha profesión.

Qué pena que nunca pudimos saber la impresión que se llevó Chaplin de aquel comunista, a quien se le veía por los años ochenta y noventa del pasado siglo, casi a diario en la barra del restaurante La Roca, del Vedado habanero, algunos años antes de morir.

Acerca del Autor

Tania Díaz Castro

Tania Díaz Castro

Tania Díaz Castro nació en Camajuaní, Villaclara, en 1939. Estudió en una escuela de monjas. Sus primeros cuatro libros de poesía fueron publicados por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y dos por Linden Ediciones Line Press y ZV Lunaticas. A partir de 1964 trabajó como reportera en revistas y periódicos de Cuba y escribió durante ocho años guiones de radio en el ICRT entre 1977 y 1983 y en 1992 y 1993, cronicas sobre la historia de China en el periódico Kwong Wah Po, del Barrio Chino de La Habana. En 1989 y 1990 sufrió prisión por pedir un Plebiscito a Fidel Castro. Comenzó a trabajar en CubaNet en 1998 y vive con sus perros y gatos en Santa Fe, comunidad habanera.

[fbcomments]