En Venezuela se hacen colas para comprar carne podrida

En Venezuela se hacen colas para comprar carne podrida

Los servicios básicos como el agua corriente y la electricidad se han convertido en lujos en el país

Un cliente huele una carne podrida en un mercado en Maracaibo, Venezuela. Foto AP

MIAMI, Estados Unidos.- La ciudad que hace unos años atrás fue llamada la Arabia Saudí de Venezuela por su riqueza inagotable de petróleo hoy vive en la pobreza. Los residentes de Maracaibo ahora hacen fila para comprar carne podrida, pues los refrigeradores fallan por los cortes de electricidad que sufren desde hace nueve meses y que han empeorado en las últimas semanas, así lo reportó la agencia de noticias AP.

“Huele un poquito mal, pero eso se lava con un poquito de vinagre y limón”, dijo Yeudis Luna, padre de tres niños que compra cortes echados a perder en una carnicería en la que es la segunda ciudad del país. Muchas personas enferman por comer carne en mal estado, la cual se vende a precios muy bajos, sin embargo, los venezolanos aseguran que es la única forma de poder comer proteína ante la profunda crisis que vive el país.

Foto AP

Los servicios básicos como el agua corriente y la electricidad se han convertido en lujos en el país con la mayor reserva comprobada de petróleo del mundo, lo que ha llevado a sus habitantes a hacerle frente a la peor crisis económica en la historia venezolana.

Nicolás Maduro culpa de los problemas a una supuesta guerra económica liderada por Estados Unidos. El gobernador del estado de Zulia —cuya capital es Maracaibo—, Omar Prieto, declaró recientemente que se estaban solucionando los problemas que causan los apagones, no obstante el cambio no se ha hecho notar.

La ciudad portuaria de Maracaibo sirvió en su día de centro de producción petrolera, generando casi la mitad del crudo que se exportaba al resto del mundo.

Foto AP

Los residentes de Maracaibo han sufrido apagones escalonados por los últimos nueve meses, sin embargo, la situación se complicó el 10 de agosto, cuando un incendio destruyó una de las líneas principales que abastecían a los 1,5 millones de habitantes de la ciudad.

Las unidades de refrigeración dejaron de funcionar y la carne comenzó a pasarse. Al menos cuatro carnicerías han estado vendiendo productos en mal estado en Las Pulgas, el mercado central de Maracaibo.

Un carnicero de nombre Johel Prieto explicó que los cortes de luz estropearon un lado de la carne que él trituró y mezcló con otra fresca para tratar de enmascarar el deterioro. Algunos clientes le dan esa comida a sus perros, dijo, pero hay quienes no tienen nada más y con eso alimentan a sus familias. “Claro que se come carne gracias a Maduro”, dijo Prieto, pero “la comida podrida es la comida de los pobres”.

 

[fbcomments]