Un muerto por derrumbe en La Habana

Un muerto por derrumbe en La Habana

La familia de la víctima alega que falleció porque las autoridades no buscaron en el lugar que se les indicó.

Niurka Arencibia (centro), madre de la víctima. Foto: Cubanet.

LA HABANA, Cuba, 26 de julio (Augusto Cesar San Martin, 173.203.82.38) –  El cuerpo sin vida de Ridel Francisco Castañeda Arencibia, de 21 años de edad, fue rescatado cerca de las 7: 30 de la tarde del miércoles de entre las ruinas del derrumbe ocurrido en Infanta y Zapata, en la capital.

Poco antes de cumplirse las 24 horas del comienzo de la tragedia y después de una búsqueda en el lugar equivocado, los bomberos penetraron  por el lateral del edificio para finalizar el rescate.

Minutos antes de extraer el cadáver, el jefe de los Bomberos del municipio Centro Habana se reunió con los familiares de Castañeda y ofreció esperanzas de hallar con vida a la víctima. Media hora después se sintieron los gritos y protestas de los familiares cuando la policía y los forenses llamaron al hermano de Castañeda para que identificara el cadáver.

La situación se volvió tensa cuando varios de los familiares del fallecido, que esperaban el rescate agrupados en la calle Zapata, comenzaron a protestar.

Ridel Francisco Castañeda (izq.) junto a su hermano Rangel. Foto: Cubanet.

“Nosotros dijimos desde ayer que estaban buscando en el lugar equivocado. Él (la victima) había corrido hacia el lugar que no se estaba derrumbando”, gritó un tío de Ridel Francisco mientras los demás familiares lo apoyaban.

El equipo de los bomberos y las brigadas de construcción que participaban en el rescate centraron la acción en el frente del edificio. Según testigos de la brigada de construcción, ese  fue el lugar donde los equipos y la técnica canina detectaron el cuerpo. Sin embargo el cadáver fue hallado en la parte del edificio que linda con la calle Salud, a unos veinte metros del lugar donde se realizaban las excavaciones de búsqueda.

Entre sollozos el hermano Ridel Francisco refirió que ellos eran tres recuperando ladrillos de entre las ruinas. Agregó que cuando sintieron el desplome del concreto echaron a correr, pero su hermano lo hizo hacia la zona lateral de edificio. Él y el otro hombre, que estaban más cercano a la salida, sufrieron heridas leves, pero Ridel no corrió la misma suerte.

Las autoridades contemplaron la posibilidad de que podía haber más recolectores de materiales de construcción atrapados en el derrumbe. Pero las declaraciones de los sobrevivientes y vecinos de la zona los hizo descartar la idea,  por lo que la búsqueda fue suspendida ayer después de la recuperación del cadáver.

acesar2004@gmail.com

[fbcomments]