1

The Economist: Cuba está “entre los 20 peores países del mundo” en manejo de la COVID-19

COVID-19 en Cuba

MIAMI, Estados Unidos.- Bajo el título “La Covid-19 ha dañado la reputación de la salud cubana”, el semanario británico The Economist situó a la isla entre los 20 peores países del mundo con respecto a la mortalidad relacionada al virus, mayor incluso que la de Estados Unidos.

Según el informe, basado en las cifras oficiales que semanas atrás publicara la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), el exceso de mortalidad por Covid-19 en Cuba en 2021 fue de 550 fallecidos por 100 000 habitantes.

“Esta cifra revisada de muertes lo ubicaría entre los 20 peores países del mundo. También convertiría a Cuba en un caso atípico en la región: el promedio en las Américas es 368”, dijo la publicación, que utiliza las infografías del proyecto de periodismo de datos Our World in Data, de la Universidad de Oxford.

Los números del exceso de mortalidad en Cuba contrastan con los de Estados Unidos, donde se reportaron 354 por casa 100 000 habitantes.

“Oficialmente, para agosto de 2022, la Covid-19 ha matado a 8 529 de los 11 millones de habitantes de Cuba. Pero nuestro modelo estima que el número real podría ser mucho mayor. El exceso de mortalidad, la brecha entre cuántas personas han muerto en un período determinado, independientemente de la causa, y cuántas muertes normalmente se habrían esperado, sugiere que hasta 62 000 cubanos pueden haber muerto como resultado de la pandemia”, advirtió el semanario con sede en Londres.

“Ese aumento del 600% sobre el peaje oficial es probablemente el resultado de pruebas inadecuadas y otros problemas. Es posible que los funcionarios también hayan subestimado las muertes”, agregó el texto.

The Economist mencionó entre las causas de esta situación la alta tasa de envejecimiento de la población, los recortes presupuestarios para el sistema sanitario y la escasez de suministros esenciales, que “estaban pasando factura incluso antes de la pandemia”.

“Después del brote, los hospitales se vieron abrumados rápidamente; el oxígeno, el equipo de protección personal y los medicamentos escaseaban. Y aunque muchos cubanos ahora están vacunados, el país fue lento. Las muertes alcanzaron su punto máximo en agosto de 2021, durante la ola Delta”, reza el informe.

The Economist incluso cuestionó el proceder de las autoridades cubanas con respecto a la vacunación. La publicación llamó la atención que el gobierno de La Habana, en vez de recurrir a aliados como Rusia y China para comenzar a vacunar a su población mucho antes, apostó todo a los candidatos vacunales propios, una decisión que hizo que, para el verano de 2021, pico de la pandemia en el país, “solo alrededor del 35% de los cubanos había recibido un ciclo completo de vacunas (…) en comparación con el 64% de los británicos y el 54% de los estadounidenses”.

La Covid-19 “ha sacado a la luz algo que los cubanos saben desde hace tiempo, pero que las autoridades querían mantener en secreto: el sistema de salud del país no es lo que solía ser”, concluye The Economist.

Mientras el sistema de salud cubano colapsaba, y las denuncias en redes sociales se hacían cada vez más comunes, las autoridades en la isla aseguraban que todo marchaba bien y elogiaban su manejo de la pandemia, por encima de países desarrollados como Estados Unidos.

De acuerdo a las cifras publicadas en junio pasado por la ONEI 167 645 personas murieron en la isla el pasado año, y la población total cayó en 68 380 personas.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.