Salvajemente golpeada en el rostro una mujer opositora al régimen

Salvajemente golpeada en el rostro una mujer opositora al régimen

Mujer contra mujer. Este tipo de agresiones pudieran marcar tendencia. La adolescente Berenice Héctor salvó la vida milagrosamente el pasado mes de noviembre

LA HABANA, Cuba, 17 de diciembre de 2012, 173.203.82.38.-Tres heridas profundas en el cráneo (de casi 30 puntos en total) y un hematoma en el ojo derecho fueron las lesiones propinadas a Marina Montes Piñón por una vecina suya, a la que Marina acusa de estar complotada, junto a otros vecinos, con agentes de la policía política, y de quienes ella refiere que la hostigan continuamente.

Marina ha integrado el Partido 30 de noviembre, Comité de Ayuda a los Presos Políticos y sus Familiares (CAPPF), el Comité de Madres Leonor Pérez y la organización opositora Los que no se callan, de la cual sigue siendo una de sus activistas.

El pasado sábado, en horas de la tarde, Marina, de 60 años y vecina de calle Villa Nueva 664, en el municipio capitalino de Luyanó, fue lesionada con un objeto contundente por Gisela Espinosa.
“Unas veces me tiran agua desde el piso superior”, declara Marina, “y el techo de mi apartamento se filtra a chorros sin que a nadie le importe”.

Testigos del lugar informan que la agresora continúa en libertad, a pesar de la denuncia policial efectuada por la víctima.

A principios del mes corriente, Cubanet publicó una información que daba cuenta de un brutal ataque a navajazos en Cienfuegos, en el que fue agredida Berenice Héctor González, de 15 años, de manos de otra adolescente y vecina, de 19, Dailiana Planchez Torres. Esta última la atacó sin piedad con el arma blanca, incluso cuando la víctima estaba en el suelo, según testimonios de la propia Berenice.

Los hechos ocurrieron el 4 de noviembre. Dailiana –según la fuente- expresó públicamente que las Damas de Blanco (movimiento opositor cubano) son prostitutas, a lo que Berenice ripostó diciendo que no, que son mujeres decentes y honestas

La otra se marchó, regresó con una navaja y atacó sin piedad, hasta dejarla con cortes profundos en todo el cuerpo, incluyendo el rostro. Fueron necesarios 66 puntos de sutura. Pero lo peor han sido las secuelas psicológicas de por vida en la niña.

[fbcomments]