Periodista Mario Vallejo pide ayuda para balseros ocultos de Inmigración

Periodista Mario Vallejo pide ayuda para balseros ocultos de Inmigración

“Estoy sangrando y necesito de un médico”. Los hermanos viven en un limbo por falta de recursos

MIAMI, Estados Unidos.- Dos hermanos que llegaron a las costas de Cayo Hueso, Florida, el pasado mes de agosto, todavía viven escondidos de las autoridades de inmigración por miedo a ser deportados a la isla, informó recientemente el periodista Mario Vallejo.

Ellos viven en busca de un futuro mejor, sin embargo, su realidad es desoladora y viven de las ayudan que algunos les pueden dar. “Hay personas que nos dan comida, ropa, se ocupan de nosotros. No todos son cubanos, también hay venezolanos que nos han tendido la mano”, aseguró el hombre, a quien el periodista llamó Juan, un nombre falso para proteger su identidad.

Su hermana, por otro lado, tampoco reveló su identidad, pero certificó las dificultades que enfrentan ambos a diario. “No es fácil vivir con miedo toda una vida”.

El hombre además tiene algunas condiciones médicas que no puede atenderse por su situación legal. “Estoy sangrando y necesito de un médico, pero no puedo acudir a un hospital por miedo a que me pase algo”, tiene además la clavícula partida.

Su situación es agobiante, pero no tienen un abogado que los represente debido a la falta de recursos. Al respecto, Mario Vallejo publicó en su página de Facebook el reportaje, con el objetivo de pedir ayuda a alguien que los represente. “De corazón pido la ayuda de cualquier abogado de inmigración o gente de mis seguidores. Ellos llegaron en balsa y todavía se encuentran en un limbo. Duermen una semana en una casa, la otra en casa de amigos. Necesitan orientación legal y sobre todo un ápice de nuestra hermandad”, escribió en su muro.

Esta historia se asemeja a la de 27 balseros que llegaron en una embarcación rustica este domingo a las costas de Virginia Key, en la cual venían incluso tres niños. De los 27, 15 han sido encontrados y detenidos por agentes de la Aduana y Protección Fronteriza para su procesamiento y posible deportación a la Isla.

Después de que la administración de Obama quitó la ley “pies secos, pies mojados”, todavía los cubanos llegan en balsa a las costas de Estados Unidos, e incluso a la frontera con México en busca de un futuro mejor, aunque ello implique el peligro de ser deportados.

[fbcomments]