Patrick Leahy: Castro “quiere que las reformas continúen”

Patrick Leahy: Castro “quiere que las reformas continúen”

El “senador del deshielo” se encuentra de visita en La Habana

Raúl recibió a Congresistas estadounidenses, La Habana, 21 de febrero de 2017 (Cubadebate)

LA HABANA, Cuba.- Una delegación de congresistas de EE.UU., liderada por el senador demócrata Patrick Leahy, aseguró hoy en La Habana que el progreso en la normalización de los nexos con Cuba es “inevitable” y destacó la disposición de Raúl Castro de seguir el diálogo con el nuevo Gobierno estadounidense.

La comitiva, que llegó a la isla el pasado 19 de febrero y culmina hoy su programa de trabajo en esta capital, está integrada por el veterano senador republicano Thad Cochran (Misisipi), los demócratas Tom Udall (Nuevo México) y Michael Bennet (Colorado) y el representante de esa formación, Jim McGovern (Massachussetts).

“Creo que la continuidad del progreso (en las relaciones con Cuba) es inevitable. Puede que no sea un proceso fácil, pero continuará. Los estadounidenses lo quieren, la opinión ha cambiado en EE.UU. (…) Hay un sentimiento de inevitabilidad, que espero que sea el mismo en Cuba”, dijo a la prensa Leahy (Vermont).

Conocido como “el senador del deshielo”, Leahy -uno de los legisladores estadounidenses más activos en los temas de política exterior con Cuba- resaltó la “contención” del Gobierno cubano ante algunas declaraciones del presidente Donald Trump.

“Los cubanos han sido muy sabios al no responder a cada tuit y comentario (de Donald Trump). Creo que hay muchas personas, buenas personas en la administración de Trump, que quieren que continúe (el acercamiento con Cuba). Es algo que el presidente oirá de muchos miembros del Congreso”, agregó.

Sobre su reunión ayer con Castro, Leahy destacó que tuvo la impresión de que el mandatario cubano “quiso dejar claro que quiere que las reformas continúen, que Cuba quiere continuar hacia adelante”.

Según contó, Castro le dio a él y a Thad Cochran dos copias firmadas de la declaración, traducida al inglés, que leyó en la V Cumbre de la Celac el pasado enero en República Dominicana, donde expresa la voluntad de la isla de “proseguir el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés común con el nuevo Gobierno del presidente Donald Trump”.

Por su parte, el representante Jim Mcgovern, insistió en que los esfuerzos por continuar el acercamiento con Cuba provienen de demócratas y republicanos por igual, y señaló que el acercamiento bilateral “no tiene ya vuelta atrás”.

“No tengo idea de lo que Donald Trump dirá o no dirá sobre la política estadounidense hacia Cuba, pero esperamos que coincida con nosotros en que la interacción es preferible al aislamiento”, dijo McGovern, quien además puntualizó que es imposible “regresar al genio dentro de la botella”.

Agregó que la “política de acercamiento es abrumadoramente popular dentro del pueblo estadounidense”, sobre todo en los sectores de negocios, agricultura, educación y ciencia.

McGovern reveló que junto a él viajó a la isla una delegación de líderes de la industria biotecnológica y de investigación médica de Massachussetts, quienes han participado en “muchas reuniones con autoridades cubanas, en las que han visto gran potencial para una mayor colaboración”.

También comentó sobre un acuerdo de cooperación firmado ayer entre las universidades Northeastern de Boston y de La Habana para incrementar las oportunidades de intercambio entre estudiantes en los campos de la ciencia marina y el medioambiente.

Los congresistas estadounidenses cumplieron un programa oficial en la Habana que incluyó, además del recibimiento por Castro, reuniones con el canciller Bruno Rodríguez y los ministros de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, y de Agricultura, Gustavo Rodríguez.

También recorrieron la nueva sede de la Asamblea Nacional de Cuba (Parlamento unicameral) en las recién restauradas instalaciones del Capitolio de La Habana.

El veterano senador Thad Cochran presidió también el pasado lunes la firma de nuevos convenios de colaboración entre Cuba y los puertos de Pascagoula y Gulfport, en Misisipi.

Cuba y Estados Unidos iniciaron en diciembre de 2014 un proceso de “deshielo” en sus relaciones, materializado en julio de 2015 con el restablecimiento oficial de los nexos bilaterales y la apertura de embajadas en ambas capitales.

Esta nueva etapa de normalización tuvo su clímax en marzo pasado con la visita del expresidente estadounidense Barack Obama a La Habana.

Desde 2014 los dos países han firmado una veintena de acuerdos en sectores como transporte, comunicaciones y salud, y delegaciones.

(EFE)

[fbcomments]