“Nueva tarifa eléctrica en Cuba es la fórmula más justa y equitativa”

“Nueva tarifa eléctrica en Cuba es la fórmula más justa y equitativa”

Alejandro Gil dijo que no es cierto que en la Isla se vaya a subir el costo de la electricidad por falta de combustible para garantizar ese servicio

Alejandro Gil Fernández, Cuba, Economía, tarifa, electricidad
Alejandro Gil Fernández (Foto: Prensa Latina)

MIAMI, Estados Unidos.- Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación en Cuba, dijo que no es cierto que en la Isla se vaya a subir el costo de la electricidad por falta de combustible para garantizar ese servicio, aunque el país sí “vive una situación económica compleja, y uno de los aspectos que más ha presionado es precisamente el del combustible”, dijo al oficialista Granma.

Gil asegura que a Cuba “el combustible nos cuesta más caro que a otros países, e incluso, muchas veces teniendo el dinero no podemos acceder a algunos mercados internacionales o nos lo cobran más caro de lo normal”, por lo que el gobierno decidió establecer nuevas tarifas de electricidad como parte de la Tarea de Ordenamiento.

El pasado jueves en una alocución especial Miguel Díaz-Canel junto a Raúl Castro anunció que el 1 de enero de 2021 será el día que marque el inicio de las nuevas medidas de ordenamiento, que incluyen una reforma salarial, la unificación monetaria, modificación de pensiones y gratuidades, así como varias leyes, decretos y enmiendas que establecen, entre otras cosas, el aumento de precios de servicios básicos como la electricidad, el agua y el gas.

“El país vive una situación económica compleja, y uno de los aspectos que más ha presionado es precisamente el del combustible, algo en lo que los enemigos han insistido, a fin de que no podamos disponer de las cantidades suficientes para garantizar la vitalidad de la nación”, dijo Gil.

Para el cobro de la electricidad se establecieron diez tramos, que abarcan desde 0 kWh hasta 100 kWh, con un aumento de 0.09 centavos a 0.40, de 101 kWh a 150 kWh la tarifa aumenta de 0.30 centavos a 1.30 pesos, y así sucesivamente hasta llegar hasta el penúltimo tramo, de 1 001 kWh y 5 000 kWh, en el que se deberán pagar 15 pesos, en lugar de los 3 que se pagaban anteriormente. Por su parte, aquellos que consuman más de 5 000 kWh, se incrementará de 5 pesos cubanos a 25.

El ministro señaló que “para nada la nueva tarifa está relacionada con que no haya disponibilidad de combustible o que se trate de disminuir la demanda aumentando el precio, lo cual sería aplicar una política de choque para llevar a las personas a un ahorro forzoso, haciéndoles inaccesible el servicio, algo sin sentido”.

Según Gil, en 2020 el sector residencial debe consumir en el entorno de 9 450 gwh, lo que representa el 62.7 % del consumo total del país, que se traduce en unos 15 065 gwh. Para 2021, en el plan de la economía se está planificando que la población consuma 9 690 gwh, es decir, habrá un crecimiento en el consumo en el entorno de un 2.5 %.

“Si fuera como expresan algunos, que está elevándose la tarifa para restringir el consumo y hacer inaccesible el servicio a un grupo de la población, hubiéramos planificado para el próximo año 6.000 o menos gwh; sin embargo, estamos proyectando un crecimiento porque sabemos que las personas compran equipos electrodomésticos y tratan de mejorar su calidad de vida”, manifestó.

Alejandro Gil dijo además al medio estatal que no se prevén apagones para el año en entrante, “a pesar de las serias limitaciones que enfrenta la economía”. Y agregó que los costos de la generación se expresaban hasta ahora al tipo de cambio de uno por uno, y ahora es a uno por 24. Por lo que, “si la tarifa fuera más baja no se pueden resarcir los costos en los que incurre el país en producir la electricidad”.

El nuevo plan es para el régimen “una fórmula socialista, protegiendo a los que menos ingresos reciben, que solo pagarán una parte de ese consumo y el resto lo asumirá el presupuesto del Estado, mientras que los que más ganan asumirán una mayor parte de ese costo”.

“Si se decidiera poner una cifra más elevada de dinero del presupuesto del Estado para subsidios, tendrían que quitárselo al salario, a la educación o a la salud pública, entre otros sectores”, dijo el Viceprimer Ministro, por eso “la fórmula que se ha buscado es la más justa, equitativa, parte de nuestros principios de justicia social y toma en cuenta la protección de las capas de menores ingresos de la población”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

[fbcomments]