Niegan atención médica a presos políticos en Combinado del Este

Niegan atención médica a presos políticos en Combinado del Este

Harold y Maikel eran parte de un grupo de 11 jóvenes que en 2003 intentaron emigrar ilegalmente hacia los Estados Unidos y secuestraron la lancha Baraguá

LA HABANA, Cuba.- Condenados a cadena perpetua tras el fallido intento de secuestro de la lancha Baraguá en 2003, los “presos de Fidel”, como se les conoce dentro del área especial 47, también conocida como el “corredor de la muerte” en la prisión de mayor rigor cubano, el Combinado del Este de La Habana, ven como cada día su salud se deteriora ante la presunta complicidad de las autoridades del penal con los oficiales de la contrainteligencia, encargados de reprimirlos a ellos y a sus familiares.

Maikel Delgado Aramburo lleva dos años presentando desmayos sin una causa justificable, además de problemas de hipertensión. Según declaraciones de su tía, Julia Estrella Aramburo Taboas, le prometieron ingresarlo primero en el Hospital Militar y luego en la sala de penados del Hospital Nacional Enrique Cabrera.

Hasta la fecha, le ha sido negado el ingreso.

Harold Alcalá Aramburo, por su parte, presenta una pancreatitis aguda que, en opinión de su mamá Julia Estrella Aramburo Taboas, “está siendo mal atendida por el personal del penal, porque el pollo que debe ingerir hervido se lo dan casi crudo como para que no se lo coma”.

Maikel Delgado Aramburo (izq), Harold Alcalá Aramburo (der), y Julia Estrella Aramburo (cen). Foto del autor

El cuadro de salud de Harold parece ser el más delicado de ambos, pues, además de la pancreatitis, presenta infección en los riñones. Y a las dos anteriores se suma una cefalea vascular, un tipo de cefalea secundaria causada por alteraciones de los vasos sanguíneos, tanto en arterias como en venas.

Estas cefaleas son causadas por un accidente cerebrovascular o por arteritis temporal, que es un tipo de vasculitis o inflamación de los vasos sanguíneos, en especial la arteria temporal. Y, por si fuera poco, presenta también una dermatitis crónica que le impide usar ropas, no obstante, las autoridades del citado penal le obligan a llevar el uniforme sobre ropa blanca.

Julia Estrella se siente en total estado de desesperación ante la negativa de quien se identifica como Eddie, un oficial de la contrainteligencia cubana encargado de reprimir a los presos políticos en los centros penitenciarios, Dariel, el oficial encargado de reprimirla como una Dama de Blanco que es, y la complicidad manifiesta del penal para que su hijo y sobrino no sean hospitalizados.

Dariel, oficial de la Seguridad del Estado en medio de un operativo represivo en los bajos de casa de Julia Estrella. Foto del autor

“Eddie y Dariel son los únicos responsables de que las autoridades del centro penitenciario impidan el ingreso de mi hijo y de mi sobrino”, denuncia.

Ante una posible razón del por qué de semejante crueldad por parte de ambos oficiales, Julia Estrella aseguró que “pretenden chantajearme para que deje de liderar el grupo Damas de Blanco Activistas del CID, pero no lo van a conseguir, seguiré luchando contra los Castros hasta que Dios me quite la vida”.

Damas de Blanco Activistas del CID. Foto del autor

Del fallido secuestro a la cadena perpetua

Harold y Maikel eran parte de un grupo de 11 jóvenes que en 2003 intentaron emigrar ilegalmente hacia los Estados Unidos de América. Para lograr su objetivo, secuestraron la lancha Baraguá que cubre los tramos entre La Habana – Regla – Casa Blanca.

Tras el fallido secuestro, los 11 jóvenes fueron juzgados en un amañado juicio sumario, tres de ellos fueron fusilados por órdenes de Fidel Castro, otros cuatro condenados a cadena perpetua, y el resto a condenas menores.

Lancha Baraguá, derecha. Foto del autor

El juicio, según cuenta a CubaNet Julia Estrella, “fue ejemplarizante, como para que a nadie más nunca se le ocurriera secuestrar las lanchas, se ensañaron con ellos, y a los muchachos que fusilaron, fue un asesinato…”.

Vienen a por más

Como si fuera poco tener un hijo y un sobrino condenados a cadena perpetua, sin haber matado a nadie, ahora los esfuerzos represivos de la contrainteligencia se centran en Josué Amet Carrera Aramburo, el otro hijo de Julia Estrella, quien el pasado 2 de octubre de 2018 cumplió una condena de siete años por un supuesto delito contra la seguridad del estado: traficar marihuana.

Este jueves 21 de febrero a las 9 de la mañana, Josué Amet tuvo que comparecer ante Yuniesky, el Jefe de Sector de la Policía Nacional Revolucionara.  “Yuniesky no le pierde ni pie ni pisada a mi hijo. Ya he ido en dos ocasiones al Tribunal y la respuesta es la misma: está reportado que su hijo terminó su sanción desde el 2 de octubre de 2018”, asegura consternada Julia Estrella.

“Temo además que, con tanto ensañamiento del jefe de sector contra mi hijo, este pierda los estribos y entonces quieran volverlo a encarcelar. De esta gente, yo espero lo peor”.

“Entretanto, hemos sido ´prevenidas´ de que dos días antes del 24 de febrero seremos arrestadas para que no podamos hacer nada que boicotee las elecciones”

[fbcomments]