Muchos edificios de La Habana se han dañado para siempre

Muchos edificios de La Habana se han dañado para siempre

“Es imposible preservar todos los edificios” de la capital, afirma un especialista. El daño en muchos casos es irreversible.

LA HABANA, Cuba, 17 de mayo (Agencias, 173.203.82.38) – El arquitecto y urbanista Mario Coyula, premio nacional de Arquitectura Cubana (2001) dijo a la cadena británica BBC que es “imposible preservar todos los edificios de La Habana” y que muchos “se perderán” porque los habaneros “heredaron una ciudad que no pueden conservar”.

El reportaje de BBC comienza con la frase: “La Habana es seductora desde lejos, especialmente sus viejos edificios coloniales bañados por el sol tropical. Pero de cerca, la ciudad se cae a pedazos”.

El artículo cita estimados que indican que en la capital ocurren cada día tres colapsos parciales o totales de viviendas. Salvo las cuidadosamente restauradas construcciones del Casco Histórico de La Habana Vieja, la mayoría de las edificaciones, coloniales o no, se han dañado para siempre.

“Los edificios se derrumban porque son viejos, porque el salitre, la humedad, las termitas, los huracanes y la aglomeración los castigan”, explicó Coyula y agregó que ni el gobierno ni la gente tienen el dinero para repararlos.

Cifras oficiales estiman que siete de cada diez casas necesitan reparaciones de envergadura y un siete por ciento de las viviendas han sido declaradas inhabitables. Unas 200,000 personas perdieron sus casas tras el paso de devastadores huracanes en 2008 por la isla caribeña, agrega BBC.

La escasez de viviendas ha forzado a muchas familias a expandir sus vetustas moradas agregando nuevas divisiones, incluyendo las famosas “barbacoas” (una especie de “segundo piso” dentro de una casa), que le han sumado  más carga a las ya debilitadas estructuras.

El reportaje de BBC indica que antes las reparaciones de las viviendas se hacían ilegalmente, con materiales robados o del mercado negro. Ahora el gobierno cubano está autorizando la venta de materiales de construcción para reparar las viviendas y ayudando con préstamos a los más necesitados.

“Antes subsidiábamos los materiales, ahora subsidiamos a los individuos”, dijo a BBC Marbelis Velázquez, funcionaria provincial del Instituto de la Vivienda.

Actualmente se han establecido planes de financiamiento para la construcción que incluyen préstamos bancarios que van desde los 5,000 pesos cubanos ($208) para reparaciones menores hasta 80,000 pesos ($3,333) para levantar una habitación de 25 metros cuadrados.

“Los materiales ahora son legales, y eso es bueno. Si las cosas fueran un poquito más baratas sería perfecto. Pero al menos están disponibles ahora”, dijo Hernán Mayor mientras cargaba en la parte trasera de su bicicleta provisiones para arreglar el techo de su vivienda.

Pero la demora en la reacción de las autoridades le ha costado  un precio bien alto a La Habana y, en muchos casos, el daño es ya irreversible. Fuera del llamado Casco Histórico, que ha sido reparado para atraer al turismo extranjero,  la ciudad –otrora orgullo arquitectónico- agoniza y cada día pone en peligro la vida de sus habitantes.

“Si las cosas no cambian, La Habana podría terminar como un círculo con un hueco en el medio en el lugar donde estuvo la ciudad”, sentenció Coyula.

[fbcomments]