Miami, “zona cero” en EE.UU. de la lucha contra el virus del Zika

Miami, “zona cero” en EE.UU. de la lucha contra el virus del Zika

Fumigadores del condado ya atacan al mosquito transmisor calle por calle

Trabajador del condado de Miami Dade fumiga en el área de Wynwood (foto CBS)
Trabajador del condado de Miami Dade fumiga en el área de Wynwood (foto CBS)

MIAMI, Estados Unidos.- El barrio artístico y contracultural de Wynwood, en el centro urbano de Miami, se ha convertido en la “zona cero” de la lucha en EE.UU. contra el virus del Zika, con fumigadores atacando al mosquito transmisor calle por calle y vecinos y comerciantes en alerta.

La principal arteria de Wynwood, poblada de galerías de arte, restaurantes y tiendas, aparecía hoy tranquila, con el tránsito habitual de visitantes por el colorido pasaje de Wynwood Walls y el único contraste de las numerosas unidades móviles de diferentes cadenas televisivas estadounidenses en la calle.

Hoy se confirmó un nuevo caso de zika de transmisión local en los condados de Miami-Dade y Broward, en el sureste de Florida, lo que eleva la cuenta a 15 desde que el pasado viernes el gobernador de Florida, Rick Scott, informó de los cuatro primeros.

Este décimo quinto caso está fuera de un área de Wynwood de tan solo una milla de diámetro (1,6 kilómetros) considerada hasta ahora el único foco activo de transmisión, pero el Departamento de Salud no ha dicho el lugar exacto, solo que está dentro de Miami-Dade o Broward.

Los equipos de fumigación han emprendido una tarea exhaustiva, “por todos los lados del barrio, para frenarlo”, dijo hoy a Efe un joven fumigador de origen hispano que realizaba su tarea en Wynwood.

El director de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU., Tom Frieden, advirtió hoy de que el combate contra el mosquito Aedes aegypti en la zona afectada está siendo más difícil de lo que se esperaba, por su posible resistencia a los insecticidas.

A la mexicana Carmen Negrete, de 56 años, le preocupa mucho el brote del virus del Zika en el barrio, un peligro que ella considera real y que puede afectar al negocio que atiende desde hace una década: el carrito ambulante en el que despacha perritos calientes a diario a empleados de la zona, vecinos y turistas.

“Estoy preocupada porque yo vendo comida aquí, en Wynwood, y me preocupo por mis clientes, porque se me puedan enfermar. Mucha gente no está teniendo en cuenta esto del zika, pero hay que tener mucho cuidado”, dijo a Efe Negrete, quien vive en Miami desde hace 25 años, siempre dedicada a su carrito de “hotdogs”.

Pese a que no ha visto su venta afectada, la mujer, residente en Wynwood, se muestra alarmada porque “mucha gente no sigue las indicaciones” de las autoridades sanitarias para erradicar al mosquito, tales como eliminar posibles criaderos echando pesticidas en patios y jardines o drenar el agua estancada.

Con más estoicismo y aplomo campechano afronta la situación el cubano Elio Delgado, quien lleva 52 años viviendo en Wynwood y mantiene el convencimiento de que la “vida en el barrio es divina” y no cree que el zika la cambie.

A sus 82 años, Delgado sigue saliendo casi a diario a pescar camarones en la bahía de Vizcaya (Biscayne); eso sí, antes fumiga el jardín y el patio de su casa, aunque el equipo de fumigadores de la ciudad hayan fumigado ya en el vecindario.

“Lo fumigadores vienen a menudo, ayer (lunes) estuvieron, pero yo fumigué otra vez, por si acaso. Yo fumigo todos los días por la mañana con humo y vacío el agua” sucia o estancada, explicó.

Delgado conoce el barrio como la palma de su mano y cree que “hay zonas malas de Wynwood donde no se fumiga”, pero que aquí, en su vecindario, “todos somos conscientes de la importancia de fumigar”.

Pero la lucha contra el virus del Zika no ha hecho más que empezar. Un problema añadido para erradicar este mosquito de las calles y patios lo constituye la peculiar configuración de Wynwood, un conjunto residencial, industrial y comercial a la vez.

En los puntos donde la transmisión del virus está más activa, los trabajadores del departamento de salud van puerta a puerta recogiendo muestras de sangre para analizarlas y determinar el número de personas afectadas, teniendo en cuenta que se trata de un virus que puede ser asintomático.

Sin embargo, el popular Wynwood Yard, un espacio al aire libre donde se concentran varios bares y restaurantes informales, decidió hoy no abrir al público sus terrazas y casetas, al igual que han cancelado sus visitas guiadas por la zona algunas empresas.

Los CDC incluyeron este lunes a esta zona del sur de Florida en la lista de destinos cuyos visitantes deben tomar precauciones adicionales debido al riesgo de contagio por el virus del Zika, que se ha asociado a casos de microcefalia y problemas neurológicos.

Los CDC recomendaron a las mujeres embarazadas que no visiten la zona o tomen precauciones en el caso de residir allí. La recomendación a las mujeres que hayan estado en Wynmwood después del 15 de junio es abstenerse de quedar embarazadas por al menos 8 semanas.

Asimismo, recomendaron que los hombres que hayan estado en la zona afectada y hayan experimentado síntomas del virus que esperen hasta 6 meses antes de buscar junto a su pareja concebir y que utilicen condones con su pareja si es que está embarazada.

(EFE)

[fbcomments]