1

“No se puede vivir donde mandan los tiranos”: las frases de Martí que recuerdan a la Cuba de hoy

José Martí, Cuba, Cubanos

MIAMI, Estados Unidos. — La correspondencia de José Martí se ha convertido en referencia obligada para los estudiosos de la historia de Cuba. Su epistolario no solo desentraña pasajes poco conocidos del siglo XIX, sino que también abunda en cuestiones alusivas a la idiosincrasia del cubano.

Uno de los temas más abordados por Martí en su cartas fue el de emigración y el exilio, fenómenos con fuertes raíces en la memoria histórica de la nación. Desde muy joven, el Apóstol sufrió en carne propia el rigor del destierro forzado, que en más de una ocasión le obligó a desandar América.

En carta enviada desde a Manuel Mercado desde Guatemala el 20 de abril de 1978, Martí recordaba una de las causas por las que se vio obligado a abandonar México.

“Por ser cubano, y ser quien soy, me veo obligado a renunciar las pocas cátedras que me quedaban; a irme del país, y a hacerles sentir mi desdén antes que ellos me hicieran sentir mi injusticia”, rezaba el Apóstol entonces.

Cabe recordar que Martí llegó a España el 1 de febrero de 1871 como consecuencia de la deportación de la que fuera objeto por las autoridades de la Isla, que desde 1969 lo habían retenido en prisión a causa de su postura contraria a la Metrópoli española. La estancia de José Martí en la península Ibérica le sirvió para culminar sus estudios, insertarse sobre debates de enorme significación filosófica, así como en la Masonería.

Regresaría a América a finales de noviembre de 1874, específicamente a México. Sin embargo, tras varios años en tierra azteca, el joven Martí se veía obligado a buscar otros caminos.

En 1878, de paso por Guatemala tras una breve estancia en Cuba, el Apóstol confesaba a Manuel Mercado su intención de establecerse en Honduras, y desde allí tratar de llegar a Perú, país donde —aseguraba— se sentiría mejor valorado.

“Hablaré al Ministro de Honduras, hombre civil, joven y de letras, que está ahora aquí; si me ofrece, enseñando, un medio de vivir, iré a Honduras, por ser barata la tierra, y para mi heroica Carmen, más corto y más cómodo el viaje; si me lo ofrece, lograré de mis acreedores una tregua, y buscaré medio de ir al Perú. Allí tengo fe, por quien soy, por quien son ellos, y por la clase de cartas y de informes con que seré allí presentado. ¡Pero es duro, es muy duro, vagar así de tierra en tierra, con tanta angustia en el alma, y tanto amor no entendido en el corazón!”.

En la misma carta, Martí criticaba la hostilidad de figuras de la política mexicanas contra su persona debido a sus abiertas críticas, fundamentalmente contra sectores de la oposición liderados por Porfirio Díaz.

“A costa suya me han enseñado una gran verdad: con un poco de luz en la frente no se puede vivir donde mandan tiranos. ¿Qué mal les he hecho? Explicar Filosofía con sentido, a par que nuevo, mesurado; explicar Literatura; dar conferencias sobre el estado actual de las Ciencias Naturales; publicar un libro en que con amor y calor para ellos nuevos revelo sus riquezas desconocidas; escribir un drama sobre su independencia el día mismo en que me lo pidieron, y anunciar un periódico en que intentaba hablar aquí de Europa y hablar a Europa de ellos. He ahí mi proceso”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.