La FNCA denuncia en carta abierta el racismo y la violencia policial en Cuba

La FNCA denuncia en carta abierta el racismo y la violencia policial en Cuba

El gobierno de La Habana utiliza la violencia policial como una política de Estado, “concebida y ejecutada como herramienta de terror”

Cuba ONU racismo
Represión Damas de Blanco en Cuba. Foto archivo

MIAMI, Estados Unidos.- La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) publicó este miércoles una carta abierta en la que denuncia el racismo y la violencia policial en Cuba, y asegura que “la dictadura post castrista no puede ser de ninguna manera referente en términos de equidad racial”.

En el texto, firmado por la Junta Directiva de la Fundación, se acusa al gobierno de La Habana de utilizar la violencia policial como una política de Estado, “concebida y ejecutada como herramienta de terror, enfocada especialmente contra los ciudadanos de la raza negra, el sector más numeroso y desfavorecido de la población”, como ha sido documentado por activistas de dicha raza dentro de la Isla.

Asimismo, la FNCA señala en la carta abierta la preocupación que los alberga por “el despliegue en estas manifestaciones de imágenes de Ernesto ‘Che’ Guevara, un connotado misógino, homofóbico, etnocentrista y racista, quien en su diario personal escribió: ‘el negro es indolente y soñador; gasta su exiguo salario en frivolidades o en beber”.

A continuación, reproducimos de manera íntegra el texto de la FNCA:

CARTA ABIERTA SOBRE EL RACISMO Y LA VIOLENCIA POLICIAL EN CUBA

Miami, 14 de octubre de 2020.

La siguiente carta abierta fue escrita como parte de una campaña de la FNCA para denunciar el racismo institucional en Cuba.

Vivimos en una época crucial para el futuro de la civilización. Recurrir a la violencia u optar por la discusión abierta como forma de solucionar los problemas que nos aquejan es la gran disyuntiva de estos tiempos. La reciente ola de protestas en Estados Unidos y alrededor del mundo en contra del racismo y la violencia policial ha sacado a flote dos asuntos de vital importancia para la convivencia democrática. Estos temas no pueden ser ignorados, ni tampoco abordados de forma superficial o parcializada.

Nosotros los cubanos, que hemos experimentado la dictadura más longeva de este hemisferio, conocemos de primera mano lo que se sufre cuando predomina la intolerancia y se criminaliza la libertad de expresión. Por ello, defendemos el derecho de los ciudadanos a manifestarse, de forma ordenada y no violenta, como una de las libertades fundamentales consagradas en la Constitución de los Estados Unidos y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Dicho esto, entendemos necesario llamar la atención sobre algunas verdades de cara al debate que, de una forma u otra, está emergiendo en torno a esta problemática.

El gobierno cubano es una entidad represiva. La violencia policial en Cuba es una política de Estado, concebida y ejecutada como herramienta de terror, enfocada especialmente contra los ciudadanos de la raza negra, el sector más numeroso y desfavorecido de la población, como ha sido documentado por activistas de dicha raza dentro de Cuba.

La dictadura post castrista no puede ser de ninguna manera referente en términos de equidad racial. Sin democracia ni estado de derecho, no se puede ni siquiera discutir estos temas de manera libre y abierta. Nos preocupa además el despliegue en estas manifestaciones de imágenes de Ernesto “Che” Guevara, un connotado misógino, homofóbico, etnocentrista y racista, quien en su diario personal escribió, como destaca Faji Toure: “el negro es indolente y soñador; gasta su exiguo salario en frivolidades o en beber; el europeo tiene la tradición de trabajar y ahorrar” (Che’ Guevara a Racist? A Glimpse Into His Diary | AFROPUNK).

No se puede transitar hacia el futuro sin examinar el pasado, con una mirada racional y desprovista de prejuicios. Los regímenes dictatoriales como el que impera en Cuba o el que intentó implantar Che Guevara en otras tierras son un foco permanente de propagación de la intolerancia. Radical no significa extremista, sino ir a la raíz de los problemas, y en este caso el origen del mal yace en la filosofía de la eliminación física de quien es diferente, ya sea por raza, credo, opinión política, orientación sexual o diferencia de cualquier índole. “Ojo por ojo y el mundo acabará ciego”, sentenció muy acertadamente Mahatma Gandhi. El verdadero enemigo es la violencia.

Junta Directiva de la Fundación Nacional Cubano Americana.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Acerca del Autor

CubaNet

CubaNet

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

[fbcomments]