Informe de la ONU revela que en Cuba persiste el racismo estructural

Informe de la ONU revela que en Cuba persiste el racismo estructural

“Preocupa al Comité las alegaciones de acoso, hostigamiento, intimidación, amenazas, descalificación y criminalización”

Foto IPS Cuba

MIAMI, Estados Unidos.- Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial dio a conocer un informe sobre Cuba en el que asegura que la población afrodescendiente en la Isla sigue siendo víctima de racismo y discriminación estructural.

En el informe se señalan los desafíos que enfrentan los afrodescendientes en Cuba “para acceder al mercado de trabajo, las bajas tasas de representación en puestos de decisión tanto en el sector público como en el privado, así como los niveles de pobreza que le afectan de manera desproporcionada”.

Al respecto el Comité sostiene que la situación es producto del legado histórico de la esclavitud, que se pone de manifiesto en la brecha de desigualdad en el ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales de esta población en relación al resto, señala una nota de prensa publicada en el sitio de noticias en español de la ONU, la cual cita cifras del Banco Mundial.

“Preocupan profundamente al Comité las alegaciones de actos de acoso, hostigamiento, intimidación, amenazas, descalificación y criminalización en contra de defensores de derechos humanos, en particular contra líderes de la sociedad civil, periodistas, comunicadores y defensores de derechos humanos que trabajan en contra de la discriminación racial y en favor de los derechos humanos de los afrodescendientes”, denunció además el Comité de la ONU.

“En particular, el Comité nota con preocupación la información recibida sobre la restricción impuesta a los defensores de derechos humanos para viajar y poder participar del examen que este Comité ha llevado a cabo con relación al informe presentado por el Estado. El Comité lamenta que el Estado no reconozca la ocurrencia de estos actos, y que por tanto no haya tomado medidas para investigarlos ni prevenirlos”, subraya el documento.

Entre las medidas propuestas al Estado cubano el informe refiere las siguientes:

  1. a) Adopte medidas efectivas y oportunas para prevenir actos de acoso, hostigamiento, intimidación, amenazas, descalificación y criminalización en contra de defensores de derechos humanos, en particular contra líderes de la sociedad civil, periodistas, comunicadores y defensores de derechos humanos que trabajan en contra de la discriminación racial y en favor de los derechos humanos de los afrodescendientes;
  2. b) Establezca un mecanismo nacional de protección de defensores de derechos humanos independiente, así como estrategias apropiadas de protección y prevea la asignación de recursos humanos, financieros y técnicos adecuados para su funcionamiento efectivo;
  3. c) Investigue todo acto de acoso, hostigamiento, intimidación, amenazas, descalificación y criminalización contra defensores de derechos humanos, y castigue debidamente a los responsables;
  4. d) Adopte las medidas necesarias para que los defensores de derechos humanos, en particular los líderes de la sociedad civil y defensores de derechos humanos que trabajan en contra de la discriminación racial y en favor de los derechos humanos de los afrodescendientes, no sean objeto de restricciones arbitrarias para poder asistir y participar en las reuniones y trabajos que realizan los mecanismos internacionales de protección de los derechos humanos;
  5. e) Realice campañas de información y sensibilización sobre el trabajo fundamental que realizan los defensores de derechos humanos, a fin de fomentar un entorno seguro y propicio que les permita llevar a cabo su labor, libres de todo tipo de intimidación, amenazas, ataques y represalias.

El Comité de ONU instó a las autoridades cubanas a incluir una definición y prohibición clara y explícita de discriminación racial en la elaboración de una nueva Constitución y Código Penal del país, y a mejorar las condiciones de vida de los afrodescendientes, garantizándoles protección y combatiendo la pobreza, la exclusión y la marginalización de que son víctimas.

Igualmente pidió al Estado cubano “asegurar que los motivos raciales o basados en el color, linaje u origen nacional o étnico se consideren como circunstancia agravante en las penas impuestas por un delito”, y le recomendó que “intensifique sus esfuerzos para adoptar e implementar las medidas especiales necesarias a fin de poner fin a la discriminación estructural que afecta a la población afrodescendiente”, entre ellas:

  1. a) Mejorar las condiciones de vida de esta población, garantizando su protección contra la discriminación por parte de organismos estatales y funcionarios públicos, así como de cualquier persona, grupo u organización;
  2. b) Eliminar todos los obstáculos que impiden el disfrute efectivo de los derechos económicos, sociales y culturales de esta población, especialmente en las esferas del trabajo, vivienda, participación política y representación en cargos de decisión;
  3. c) Combatir la pobreza, la exclusión social y marginación que afecta de manera desproporcionada a la población afrodescendiente.

Sobre el acceso a la justicia de la población afrodescendiente

El Comité lamentó “no haber recibido información sobre el impacto y resultados concretos que han tenido la implementación de los programas sociales y de la política multisectorial para eliminar los vestigios de discriminación racial.

El Comité citó alegaciones sobre el uso excesivo de la fuerza por parte los agentes del orden en contra de personas afrodescendientes, y criticó la falta de información adecuada sobre las medidas adoptadas por el Estado para investigar tales casos.

También expresó su preocupación de que “hasta la fecha un solo caso de discriminación racial haya sido tramitado ante los tribunales”, además de la falta de información sobre casos denunciados e investigados.

Para garantizar que las víctimas de discriminación racial tengan acceso a la información necesaria y los recursos judiciales existentes para tramitar sus denuncias, el Comité de ONU sugiere al gobierno cubano que:

  1. a) Asegure que todas las denuncias sobre discriminación racial sean investigadas de forma exhaustiva e independiente;
  2. b) Adoptar medidas efectivas para asegurar que todas las víctimas de discriminación racial tengan fácil acceso a recursos jurídicos rápidos y eficaces, así como a una indemnización;
  3. c) Lleve a cabo capacitaciones sistemáticas para funcionarios públicos, fiscales, jueces, magistrados y el personal de las fuerzas del orden, a fin de asegurar la aplicación efectiva de la Convención y de las leyes relativas a la discriminación racial;
  4. d) Posibilite que la fiscalía actúe de oficio en los casos penales de discriminación racial;
  5. e) Organice campañas de sensibilización entre los titulares de derechos sobre las disposiciones de la Convención y el sistema jurídico de protección contra la discriminación racial;
  6. f) Implemente herramientas para acceder a la información sobre criminalidad y violencia, incorporando las variables de color de piel, origen nacional, origen étnico y cualquier otra variable relevante de discriminación por interseccionalidad de las víctimas.

Discriminación afecta a mujeres afrodescendientes

Entre las múltiples formas de discriminación que enfrentan las féminas afrodescendientes en Cuba el informe señala los obstáculos para acceder al mercado laboral, así como a oportunidades de participación y representación política.

El Comité recomendó al Estado cubano que “incluya una perspectiva de género en todas las políticas y estrategias contra la discriminación racial para hacer frente a las múltiples formas de discriminación que afectan a las mujeres afrodescendientes”.

Igualmente recomendó a las autoridades de la isla que redoblen sus esfuerzos para eliminar las barreras estructurales que enfrentan las mujeres afrodescendientes en el acceso al mercado laboral, así como a oportunidades de participación y representación política y cargos de decisión.

Debate sobre racismo en Cuba visto como un atentado a la unidad nacional

El Comité pidió al Estado cubano que realice “campañas de sensibilización y educación sobre los efectos negativos de la discriminación racial”, y que promuevan la comprensión y tolerancia entre los grupos de diferentes orígenes étnicos o nacionales existentes en la isla, con el objeto de “combatir los estereotipos raciales y toda forma de discriminación”.

Como recomendación final, el Comité de ONU instó al Estado cubano a “considerar la ratificación de los tratados fundamentales de derechos humanos de las Naciones Unidas en los que aún no es parte, en particular, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, el Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a un procedimiento de comunicaciones”.

[fbcomments]