1

“Hay que acabar con las estafas a los trabajadores”, defiende un constructor cubano

Trabajadores cubanos, explotación laboral

LA HABANA, Cuba. – El cubano David Escalona Rodríguez es otro empleado del sector privado que asegura haber sido víctima de explotación laboral en una cooperativa de construcción. Trabajó casi cuatro meses y nunca le pagaron un centavo.

“Nos explotaron como tres o cuatro meses [porque] estuvimos abriendo huecos y todo fue en vano, ni nos pagaron”, precisa.

Según refiere, una cooperativa de construcción radicada en el municipio La Lisa lo contrató como jefe de una brigada y le ofreció un salario que oscilaba entre los 7 000 y 10 000 pesos, dependiendo de la labor a realizar. Sin embargo, nunca le pagaron lo acordado, dice.

“Todo fue un engaño; al principio nos daban el dinero del almuerzo y después más nunca [lo dieron], hasta el sol de hoy. Y eso para mí es explotación”, señala Escalona Rodríguez.

El entrevistado indicó que no es la primera vez que vive este tipo de situaciones, sino que ha sufrido otras violaciones de sus derechos en diferentes cooperativas de construcción que, al parecer, utilizan el mismo modus operandi.

“En [la cooperativa] Ashé Iré también fue igual. Con esa trabajé en el ICRT (Instituto Cubano de Radio y Televisión) donde hicimos un baño y por gusto, fue igual, nos tenían que dar 6 000 pesos y nunca nos pagaron”, denunció. 

Escalona Rodríguez también advirtió que  en el sector privado no hay manera de reclamar este tipo de violaciones y que los trabajadores en esta área están totalmente desprotegidos: “Reclamar es por gusto, en las cooperativas no existe ningún sindicato que defienda al trabajador”, lamenta.

De igual modo, indicó que las personas encargadas de llevar “el papeleo” de estas cooperativas incluso ganan más que los que están directamente en producción. “Ellos cobraban 10 000, 12 000 y hasta 15 000 pesos; y nosotros, que estábamos en la producción, nunca llegábamos ni a los 5 000 pesos. Encima, te estafaban”.

Asimismo, Escalona Rodríguez aseguró que trabajaba de lunes a sábado por alrededor de 10 horas diarias, dos más que las establecidas por la ley. No obstante, no recibía un pago adicional por trabajar horas extras.

“Hay que buscar estas vías [los medios independientes] para denunciar lo que está pasando en las cooperativas cubanas; hay que acabar con las estafas a los trabajadores”, insistió.

A finales de noviembre, el albañil Juan Rodolfo Mariño Gregorich también denunció ante las cámaras de CubaNet una situación similar sufrida en otra cooperativa de construcción. Buscando una mejora salarial, el albañil abandonó su empleo estatal y se fue a trabajar al sector privado, donde generalmente hay mejor remuneración económica. Sin embargo, nunca esperó ser víctima de explotación laboral.       

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.