Freedom House: Cuba sigue siendo “no libre” y la democracia en EEUU retrocede

Freedom House: Cuba sigue siendo “no libre” y la democracia en EEUU retrocede

El índice mundial de libertades continúa su caída

Detención a Berta Soler,
líder de Damas de Blanco (YouTube)

MIAMI, Estados Unidos.- La organización Freedom House otorgó este martes a Cuba 14 puntos en una escala de 0 a 100 que califica la libertad en la isla, de acuerdo al informe “Freedom in the world 2018”.

El documento, que analiza la situación de los derechos políticos y las libertades civiles en el planeta, clasificó a la isla como “no libre” en el apartado de libertad de prensa y de internet.

Freedom House otorgó además 6,5 de 7 a la Isla en su medidor de libertad, dentro del cual 1 punto significa la mejor puntuación y 7 la peor.

El mismo informe donde aparece Cuba recoge la situación en todo el mundo, donde 88 países han sido considerados libres (el 45% de 195 analizados, englobando a más de 2900 millones de personas que representan el 39% de la población mundial).

En tanto, el número de países calificados como parcialmente libres ascendió a 58 (30% de 195) e incluyen ahora 1800 millones de personas, lo cual significa el 24% de la población mundial.

Sin embargo, 49 casos fueron considerados no libres, un cuarto de los países del mundo. Esta es la lista que incluye a Cuba y abarca el 37% de la población mundial, unos 2700 millones.

La mitad de esta última cifra se circunscribe a un solo país: China.

Entre 2016 y 2017 se produjeron cambios en el ranking mundial, con Gambia y Uganda pasando de países no libres a parcialmente libres y con Timor-Leste pasando de parcialmente libre a libre.

Por su parte, Turquía y Zimbabwe cayeron de parcialmente libres a no libres.

Cuba comparte sitio en la lista de no libres con países de Asia, incluyendo Oriente Medio, así como África. Afganistán, Irak, Turquía, Angola, China, Rusia, Corea del Norte, Vietnam, Venezuela, entre otros, integran este grupo.

Según Freedom House, pese al declive de la democracia en todo el mundo en 2017 y el paso de Venezuela hacia una dictadura, la región de las Américas mostró ciertos avances en otros aspectos. No obstante, “las disminuciones superaron a las ganancias en la región en general en 2017”.

“Bajo el nuevo presidente Lenín Moreno, Ecuador se alejó del régimen personalizado y frecuentemente represivo de su predecesor, Rafael Correa”, señaló el informe.

“Moreno ha aliviado la presión sobre los medios, ha promovido un mayor compromiso con la sociedad civil, ha propuesto el restablecimiento de los límites de mandato y ha apoyado los esfuerzos anticorrupción, incluido un caso contra su propio vicepresidente”, explica el documento.

Por su parte, “bajo una nueva administración que asumió el cargo a fines de 2015, los argentinos se beneficiaron de una prensa más libre como parte de la recuperación del país de las tendencias autoritarias de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner”.

Entre estos países que retrocedieron en los índices de libertad se encuentran Honduras y Bolivia.

“El tribunal constitucional (que había sido elegido a través de un proceso altamente politizado) anuló los límites del mandato que hubieran impedido que el líder en funciones Evo Morales buscara la reelección. Los votantes habían rechazado el levantamiento de los límites de mandato en un referéndum de 2016, y los observadores internacionales calificaron el razonamiento de la corte como una distorsión de la ley de derechos humanos”, dice sobre Bolivia.

Freedom House condenó que “Nicaragua llevó a cabo elecciones municipales profundamente defectuosas que favorecieron al partido del presidente Daniel Ortega, y el Gobierno promulgó reformas judiciales que centralizaron aún más la autoridad del Estado y cambiaron el poder de los jurados a los jueces”.

En México “una amplia vigilancia estatal dirigida a periodistas y activistas de la sociedad civil que amenazaron con denunciar la corrupción del Gobierno y otras irregularidades”.

El informe precisa que la democracia en el mundo sufre la peor crisis en décadas, acentuada por la “erosión” de sus estándares incluso en Estados Unidos.

2017 fue el duodécimo año consecutivo en el que la libertad decayó a nivel mundial. Los derechos políticos y las libertades civiles se deterioraron 71 países, y solo 35 vieron una mejoría.

“La democracia está bajo ataque y en retroceso alrededor del mundo, una crisis que se ha intensificado con la erosión a paso acelerado de los estándares democráticos estadounidenses”, concluye el informe. Países que “una vez fueron prometedores” como “Turquía, Venezuela, Polonia y Túnez”, vieron caer sus índices democráticos en 2017.

“La reciente apertura democrática en Birmania”, añadió, “ha sido dañada permanentemente por una impactante campaña de limpieza étnica contra la minoría rohinyá”.

China y Rusia “se han aprovechado de la retirada de las democracias líderes tanto para incrementar la represión interna como para exportar su influencia maligna a otros países”, dijo también Freedom House, para quien ha habido “una retirada de Estados Unidos como defensor y ejemplo de la democracia”.

Según la organización, ya existía un “declive lento en derechos políticos y libertades civiles en Estados Unidos en los últimos siete años”, pero el fenómeno “se aceleró en 2017”, algo que podría achacarse a la “creciente evidencia de la injerencia rusa en las elecciones de 2016, las violaciones de estándares éticos básicos por parte de la nueva Administración (de Donald Trump) y una menor transparencia gubernamental”.

“Aunque las instituciones de Estados Unidos como la prensa y la Justicia se han mantenido resistentes frente a los ataques sin precedentes del presidente Trump, estos ataques podrían debilitarlas con serias implicaciones para la salud de la democracia de Estados Unidos y el lugar de Estados Unidos en el mundo”, dice Freedom House.

“Mientras tanto, la abdicación del tradicional rol de Estados Unidos como el defensor líder de la democracia es motivo de profunda preocupación y tiene consecuencias potenciales en la lucha en marcha contra los autoritarios modernos y sus perniciosas ideas”.

El declive de la libertad en el mundo durante años anteriores había quedado relegado a autocracias y dictaduras, que pasaron “de mal a peor”. Sin embargo en 2016 fueron las democracias ya establecidas las que retrocedieron más notablemente.

[fbcomments]