Fallece en Nueva York el actor cubano Ricardo Barber

Fallece en Nueva York el actor cubano Ricardo Barber

Barber abandonó Cuba a mediados de la década de 1970, tras pasar tiempo en uno de los campos de trabajos forzados implantados por la dictadura castrista

El actor cubano Ricardo Barber (de pie) durante la interpretación de la obra “The Feast of the Goat”, en 2003 (Foto The New York Times)

MIAMI, Estados Unidos. – El destacado actor cubano Ricardo Barber, integrante de la compañía de teatro “Repertorio Español” de Nueva York, falleció hace pocos días en Manhattan a los 81 años de edad, informó el diario “The New York Times”.

Barber abandonó Cuba a mediados de la década de 1970, tras pasar tiempo en uno de los campo de trabajos forzados implantados por la dictadura de Fidel Castro. Primero fue España y luego, cuatro años más tarde, se estableció en Nueva York, donde rápidamente se unió a Repertorio Español.

El actor fue miembro de la compañía desde 1981 hasta su jubilación en 2014 y entre las numerosas producciones en las que apareció destacan “The Feast of the Goat”, una adaptación de la novela de Mario Vargas Llosa sobre el déspota dominicano Rafael Trujillo, donde Barber interpretó al propio dictador.

En 1982, el escritor y crítico Richard F. Shepard definió a Barber como un “ambicioso y primordial maestro” y “un artista delgado, cetrino e hilarante”.

Ricardo Fernando Barber nació en Placetas, Cuba, el 5 de junio de 1937. Su padre, José, era director de una escuela y su madre, María del Carmen Rodríguez, era ama de casa. Cuando Ricardo tenía unos 6 años, la familia se mudó a Cojimar, cerca de La Habana.

Barber estudió optometría y artes teatrales en la Universidad de La Habana, donde se graduó en 1961. Formó parte de varios grupos de teatro, entre ellos el Teatro Estudio, dirigido por Raquel y Vicente Revuelta, una hermana y un hermano que formaban parte de una ilustre familia teatral cubana.

Se estableció como actor en La Habana en 1959 y, desde entonces, su orientación sexual le condenó al castigo del régimen cubano. Por tal razón, fue internado en una de las conocidas Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), campos de concentración en los que opositores, homosexuales, “pre-delincuentes” y criminales eran sometidos a largas jornadas de trabajos forzados.

Barber regresó a Cuba en 1998 con la obra “Revoltillo”, una puesta de Eduardo Machado sobre una familia cubano-estadounidense. Las presentaciones incluyeron a más de media docena de actores cubanoamericanos, así como recorridos por cuatro ciudades de la Isla.

[fbcomments]