Exmilitar acusado de asesinar a dos cubanas en España podría ser enviado a Cuba

Exmilitar acusado de asesinar a dos cubanas en España podría ser enviado a Cuba

El caso está a la espera de que las autoridades de la nación suramericana definan cuál será su futuro

crimen Usera cubanas
Víctimas del triple asesinato de Usera. Foto El Mundo

MIAMI, Estados Unidos.- El exmilitar norteamericano Dahud Hanid-Ortiz, presunto responsable del asesinato de dos mujeres de origen cubano y de un ciudadano ecuatoriano en 2016 en Madrid, podría ser entregado a la justicia de Cuba, destaca una nota publicada este martes por el diario español El Confidencial.

Fuentes diplomáticas a las que tuvo acceso el citado portal, aseguran que las autoridades venezolanas contemplan la posibilidad de entregar al detenido a Cuba, país que, al igual que España, reclama al veterano de la Guerra de Afganistán por considerarlo autor del triple crimen de Usera.

Para el diario, el hecho de que Venezuela no haya entregado aun a Hanid-Ortiz al país ibérico, estando la investigación a cargo el Juzgado 41 de Madrid, aporta indicios del interés de las autoridades de la isla caribeña.

La pasada semana miembros de la Fiscalía de Venezuela se habrían reunido con representantes del Servicio de Inteligencia Bolivariano para valorar el interés de La Habana en juzgar al homicida.

Tras casi 20 meses de fuga, Hanid-Ortiz, de 50 años, fue detenido el pasado 3 de octubre por la policía de Venezuela y, en estos momentos, se encuentra arrestado en Caracas bajo custodia de la Dirección General de Contrainteligencia Militar.

Ahora, el caso está a la espera de que las autoridades de la nación suramericana definan cuál será su futuro, una decisión que, según El Confidencial, no está tomada, aunque podría cerrarse en los próximos días.

El crimen perpetrado por el exmilitar tuvo lugar el 22 de junio de 2016, en el número 40 de la madrileña calle de Marcelo Usera, cuando Dahud Hanid-Ortiz asesinó a las cubanas Elisa Consuegra Gálvez (31 años) y Maritza Osorio Riverón y al taxista ecuatoriano John Pepe Castillo, quienes en ese momento se encontraban en la oficina.

Posteriormente, el homicida quemó todo el inmueble con la intención de borrar huellas y eliminar todo rastro biológico que pudiera haber dejado.

[fbcomments]