Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Miércoles, 26 de julio 2017

“Estuve en el infierno… no vuelvo más”

Entrevista detallada a una de las dos venezolanas encarceladas en Cuba durante 15 días. María José narra su historia a Cubanet.

 |   |  comment count

prision mujeresLA HABANA, Cuba. -El pasado 16 de octubre fueron detenidas en La Habana dos mujeres venezolanas mientras abandonaban el país después de pasarse una semana en Cuba. Maria José de 32 años y Andreina González de 26 años fueron interceptadas por el Departamento Técnico de Investigación (DTI) y detenidas por presuntos delitos de cambio ilícito de dólares y venta de ropa. Ese mismo día fueron encarceladas en la prisión de 100 y Aldabó, en La Habana.

Conversé con María José y me contó de primera mano su versión de todo lo sucedido:

María José: Mi amiga Andreina y yo después de una larga espera para conseguir pasajes, planificamos un viaje a Cuba. En nuestras maletas llevábamos ropa para vender en la isla. Cuando salimos de Maiquetía, un guardia nacional me detiene para revisar mi equipaje donde llevaba los dólares y comida. El guardia me dijo que para poderme dejar pasar esos alimentos tenía que darle algo. Yo desesperada le di 200 dólares y allí comenzó toda la pesadilla.

Yusnaby Pérez: ¿En cuál vuelo viniste a Cuba?

María José: Era el vuelo 313 de Cubana de Aviación y salimos a la 1:00pm desde Caracas.

Yusnaby Pérez: ¿Qué ocurrió cuando llegaron a La Habana?

María José: Llegamos y mi novio estaba afuera esperándome. De allí fuimos a un restaurante y después salimos para la casa de unas amistades donde nos íbamos a quedar. Allí dormimos y al día siguiente mi amiga y yo salimos a vender la ropa. Así estuvimos 4 días hasta que vendimos toda la mercancía y luego nos dedicamos a pasear y fiestear.

Yusnaby Pérez: ¿En qué momento son detenidas por la policía?

María José: El 16 de octubre era la fecha de mi regreso a Venezuela. Mi amiga se había ido de madrugada al aeropuerto porque volaba por la mañana y yo fui por la tarde pues mi vuelo era a las 2:00pm. En el momento de pasar inmigración entregué mi pasaporte y me pidieron que esperara. Luego llegó un oficial de inmigración y me dijo que no podía salir del país. Le dije que no podría perder el vuelo que mi hija me esperaba. El oficial me decía: ¡No señora, usted no viaja!

“Tenían mi pasaporte y todo en sus manos. Yo estaba aterrada y no paraba de preguntarme qué pasaba. Nadie me explicó lo que sucedía hasta que llegó un policía, me retiró el teléfono, la cartera y todas mis pertenencias. Luego dos hombres se identificaron como oficiales del DTI, me sacaron del aeropuerto y me montaron en una patrulla. Todo el mundo me veía. Parecía yo una delincuente.”

Yusnaby Pérez: ¿Qué pasó cuando llegaste a la unidad?

María José: Al llegar a la unidad, la primera persona que vi fue a mi amiga sentada llorando. A ella también la tenían desde las 5:00am. Estaba prendida en fiebre y no la dejaban hablarme. Mi novio también estaba detenido en la unidad, se lo había llevado del aeropuerto sin que yo lo supiera y le habían quitado todas sus pertenencias.

Yusnaby Pérez: ¿Cómo fue el interrogatorio?

María José: Me pasaron a un cuarto y me interrogaron. Me dijeron que lo sabían todo y que dijera la verdad. Querían saber a quién le había vendido la ropa, dónde nos habíamos quedado y todo lo que había hecho en Cuba. Yo le dije toda la verdad. Luego comenzaron a revisar mis pertenencias. Yo llevaba 1012 dólares en la cartera, mis tarjetas de crédito y la cédula de mi hija y mis padres. ¡Todo me lo quitaron! Dejaron ir a mi novio y a mi amiga y a mi nos llevaron para la prisión de 100 y Aldabó a las 11:00pm.

Yusnaby Pérez: Al llegar a la prisión de 100 y Aldabó… ¿qué ocurrió?

María José: Cuando llegamos al maldito infierno de 100 y Aldabó, nos bajaron, nos pesaron, nos midieron y nos pincharon el dedo para unos análisis. Luego nos vistieron con ropa gris y nos quitaron el reloj, las trenzas de los zapatos y todo lo demás. Nos subieron a la celda con un forro para la colchoneta y una sábana para taparnos.

“Subimos por unas escaleras que daban mucho miedo hasta el tercer piso. La ‘M’ (así le dicen a la policía, nunca te dicen el nombre) metió a mi amiga en una celda y a mi en otra. Allí comenzaron los días más oscuros de mi vida.”

Yusnaby Pérez: ¿Cómo te sentiste en prisión al verte sola e incomunicada? ¿Qué más ocurrió ahí?

María José: Yo comencé a llorar y a pegar gritos desesperadamente. Escuchaba a mi amiga llorando también en su celda. La “M“ trajo a otra detenida para que me acompañara. Estaba muy asustada. Empezamos a conversar y le conté que estaba presa por cambiar CUC (peso cubano convertible) por dólares en la calle y no en la Casa De Cambio oficial (CADECA). Su respuesta fue: “eso no es para estar en este lugar“.

“Pasé toda la noche llorando y a la mañana siguiente la ‘M’ me condujo a un cuarto frío como una nevera y me comenzaron a interrogar de nuevo sin parar y maltratándome psicológicamente.”

“En la celda no había luz. Era muy pequeña. Yo conté 6 pasos de largo y ancho. Todos los días nos daban de comer frijoles negros con arroz crudo. Nos sacaban a una celda sin techo conocida como ‘el soleador’ y nos daban 10 minutos de sol diario. El resto era encerrada en la oscuridad. Los mosquitos me comían toda y el frío por la noche me mataba. La ‘M’ me decía que tratara de controlarme pues me negaba a comer y me gritaban por ser una indisciplina.”

Yusnaby Pérez: ¿Cuántos días estuviste presa? ¿Cómo acabó todo?

María José: Enviaron mis papeles a fiscalía y había que esperar 7 días hasta que respondieran. El día de la visita fue mi novio y fue como ver a Dios. Lloraba desconsoladamente. Él me decía que fuese fuerte. La visita nunca fue sola, siempre estaba la famosa “instructora“ presente.

“Estuve encerrada ahí 15 días hasta que llegó mi libertad. Bajé 12 kilos en ese tiempo. Me llevaron junto con mi amiga a la Policía de Inmigración donde sólo había extranjeros sin dinero pendientes de deportación. Allí nos devolvieron el celular pero se quedaron con todo el dinero. No nos devolvieron nada. Ahí fue cuando pude hablar con mis padres en Venezuela que estaban vueltos locos. Allí contactaron con la aerolínea y nos consiguieron espacio para regresarnos a Venezuela en el vuelo próximo.”

Yusnaby Pérez: ¿Recibiste algún apoyo o ayuda por parte de la embajada de Venezuela en Cuba?

María José: Al cónsul lo vi el día que me venía a mi amado país. Le dije que con él no tenía nada que hablar porque ya mi problema estaba resuelto. No hicieron nada por mí. Me dijo que Cuba y Venezuela estaban unidas para meter presos a los “raspacupos“. El día 30 de octubre fui deportada sin dinero y ahora andan siguiendo a mi novio allá en La Habana. Lo quieren hundir.

Yusnaby Pérez: ¿Cómo fue tu regreso a Venezuela? ¿Aún sigues asustada?

María José: En Venezuela me recibieron sin problemas y ahora gracias a Dios ya estoy en mi casa. Esta semana comenzaré a ir a un psicólogo. Estoy muy afectada. Allá te meten mucha psicología para volverte loca. Casi no como ni duermo. En la prisión me desnudaban completa y me mandaban a saltar. Estuve en el infierno.

“Yo amo a Cuba, pero no volveré a ir mientras no se caiga ese gobierno.”

Acerca del Autor

Yusnaby Pérez
Yusnaby Pérez

Periodista cubano. Amante de la democracia, la libertad y los Derechos Humanos. Defensor de la pluralidad de criterios y modos de expresión. Miami, Estados Unidos.

Relacionado:

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: