Esperando a la Registradora

Esperando a la Registradora

Demoras en los trámites y firmas de certificados irritan a la población. Cuba es el reino de la burocracia: cuatro personas deben chequear un papel

Registradora principal (blusa negra), al fondo a la derecha_foto del autor
Registradora principal (blusa negra), al fondo a la derecha_foto del autor

LA HABANA, cuba.- En los últimos meses, la población se ha quejado de los servicios que prestan los registros civiles del Ministerio de Justicia. Este reportero, con el propósito de conocer los términos que existen para entregas de las certificaciones (nacimientos, matrimonios, defunciones) y las causas de las inconformidades por demora de los servicios, se personó en el Registro Civil de La Habana Vieja, situado en el Paseo de Martí, número 306 (más conocido como Paseo del Prado), entre Ánimas y Trocadero, donde también radica la sede del Ministerio de Justicia de la capital.

En conversación con una de sus empleadas, ésta nos explicó:

-Ahora el que solicita nuestro servicio puede demorarse en recibir una certificación, según sea el caso: La solicitud de un certificado de matrimonio realizado en este registro demora 22 días para ser entregado después de solicitado; un certificado de nacimiento perteneciente a otro municipio dentro de misma provincia demora 22 días, y la solicitud de un certificado de nacimiento perteneciente a otra provincia demora cerca de 35 días. Estas últimas se solicitan vía telefónica al registro civil de origen, pues no tenemos intranet- dijo la funcionaria.

Todo esto se pudo corroborar con un ciudadano que solicitó varias certificaciones, bajo los términos que ella me expresó.

Una usuaria impaciente dijo:

-Vine a recoger unos certificados, pero la Registradora no está, ella se fue y no ha regresado, mira qué hora es, tres menos cuarto (2:45 pm).

A la espera de la “Registradora” (su nombre es Onia Galindo Menéndez) conversamos con un sexagenario y jubilado señor:

-Bueno, Raúl (Castro) nos dará una medalla para el país completo, nos dará un pedacito de medalla, es una medalla grande repartida en 11 millones de habitantes. Nosotros necesitamos más de una medalla, la medalla de la resistencia…Somos guapos, lo mismo nos fajamos con el imperio, con los ciclones, con el bodeguero, con el carnicero; y venimos aquí y nos metemos dos horas sentados; nosotros somos bárbaros, estamos preparados para cualquier cosa-, soltó el jubilado con ironía.

Registro Civil de La Habana Vieja_foto del autor
Registro Civil de La Habana Vieja_foto del autor

Éste continúo diciendo:

-La Registradora no ha llegado, mi papelito lo cogió esa muchacha, lo mandó para allá, lo mandaron para acá, se lo di a aquella para que le ponga el cuño y ahora ella me lo da y la Registradora, que firma, no está. El papel tiene que pasar por cuatro personas.

Finalmente, al cabo de las tres horas, llegó la Registradora, ni disculpas dio al público que la esperaba.

 

Ernesto García Díaz

Graduado de Lic. en Derecho en la Universidad de Camagüey, Cuba. Abogado, notario y dirigente empresarial, consultor marítimo-portuario, especialista en comercio internacional. Autor con el Dr. René Gómez Manzano, del Proyecto de Ley Tierra y el Desarrollo Productivo. Actualmente reside en Miami.

[fbcomments]