Delincuencia en Venezuela: También “hay menos que robar”

Delincuencia en Venezuela: También “hay menos que robar”

Pandilleros y delincuentes venezolanos dicen que la crisis económica y política que atraviesa el país también los afecta

Saqueo en establecimiento comercial en Venezuela
Saqueo en establecimiento comercial en Venezuela (Foto AFP)

Según varios pandilleros venezolanos entrevistados por la agencia de prensa The Associated Press (AP) la delincuencia e incluso disparar un arma se han convertido en un “lujo” en el país sudamericano.

“Las balas son caras, un dólar cada una. Y ahora que circula menos efectivo en la calle, los robos ya no son tan rentables como antes”, asegura la nota publicada por AP este martes.

El Negrito, uno de los pandilleros entrevistados por la agencia de prensa, asegura que la crisis económica también ha afectado sus ingresos. “Si disparas un peine (cargador), estás disparando 15 dólares”, dijo. “Si botas una pistola, o los policías te la quitan, estás botando 800 dólares”.

Un miembro de la pandilla los Crazy Dogs también comentó a AP que no le cuesta encontrar munición para sus armas en el mercado negro. “El desafío es pagarlas en un país donde la persona media gana 6,50 dólares al mes”.

“Esta pistola antes costaba un billete de estos”, también dijo el pandillero conocido como Dog mientras arrugaba un billete de diez bolívares. “Ahora esto no es nada”.

Aunque el gobierno de Nicolás Maduro dejó de publicar estadísticas sobre delincuencia, los expertos aseguran que los asesinatos y asaltos a mano armada han caído en picado en uno de los países más violentos de la región. Incluso el Observatorio Venezolano de Violencia, un grupo sin fines de lucro con sede en Caracas, estima que los homicidios han descendido hasta un 20 % en los últimos tres años.

Por su parte, Robert Briceño, director del mencionado observatorio, dijo a AP que “el declive de los homicidios es una cuestión de economía básica: ante la escasez de efectivo en Venezuela, hay menos que robar”.

Sin embargo, a pesar del descenso en las muertes violentas, los venezolanos se sienten inseguros e incluso perseguidos en las calles. En Caracas evitan mirar sus celulares o lucir sus alianzas públicamente.

De acuerdo con AP las personas que recurren al crimen también padecen el mismo caos social y político derivado de la gestión de Nicolás Maduro.

Hasta hoy el líder opositor Juan Guaidó no ha logrado cumplir sus promesas de restaurar la democracia, reactivar la economía y hacer las calles más seguras.

Al caer la noche “la mayoría de los vecinos de Caracas abandona las calles en un toque de queda extraoficial temiendo por su seguridad”, asegura AP.

“Venezuela sigue siendo uno de los países más violentos del mundo”, dijo Dorothy Kronick, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Pensilvania. El país sudamericano “tiene niveles de violencia como de una guerra, pero sin guerra”, agregó la académica.

Según Robert Briceño la crisis venezolana afecta a todos los venezolanos, independientemente de su estatus social: “De quienes producen la riqueza, ahora ninguno está bien: ni el ciudadano honesto ni tampoco hay oportunidades para el delincuente.

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

[fbcomments]