Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Miércoles, 20 de septiembre 2017

Gobierno cubano cierra puertas a inversiones de emigrado que decidió repatriarse

“Se entusiasmó demasiado”, señaló una fuente

 |   |  comment count

Saul Berenthal (Foto: Roberto Koltun/El Nuevo Herald)

Saul Berenthal (Foto: Roberto Koltun/El Nuevo Herald)

Saul Berenthal (Foto: Roberto Koltun/El Nuevo Herald)

MIAMI, Estados Unidos.- Con el fracaso del proyecto para ensamblar tractores de una marca estadounidense en Cuba, el gobierno de la isla cerró la puerta no solo al inversionista Cleber LLC, de Saul Berenthal y Horace Clemmons, sino que parece haber enviado un mensaje a la comunidad cubanoamericana: si quieren invertir, no podrán repatriarse en su país.

Fuentes del periódico El Nuevo Herald señalan que el cubanoamericano Saul Berenthal habría condenado sus deseos de establecer su marca en Cuba a un final debido a que comenzó un proceso de repatriación para “convertirse” en cubano.

En las leyes cubanas no existe la posibilidad de que los propios ciudadanos del país establezcan compañías privadas e inviertan a mediana o a gran escala. Los cubanos solamente pueden ser “cuentapropistas”, un término acuñado por el gobierno de la isla para referirse a los trabajadores por cuenta propia o no estatales, para evitar llamarlos privados.

Las autoridades cubanas no aceptan la doble ciudadanía y se acogen al principio de nacionalidad o ciudadanía efectiva, mediante el cual un ciudadano con doble nacionalidad —como los cubanoamericanos— solo puede ejercer una sola nacionalidad a la vez y esta dependerá de su país de residencia habitual. En su página web, el Ministerio de Justicia cubano aclara que “ello no quiere decir que un ciudadano cubano no obtenga la de otro país, sino que la valedera aquí, es la nuestra”.

Cleber LLC pretendía ensamblar tractores en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM). De acuerdo a declaraciones del mismo Berenthal a medios oficialistas del régimen cubano, el propósito de su industria no terminaba ahí, sino que en un futuro se producirían completamente los tractores “Oggún”, con el consiguiente beneficio de no solo proveer de maquinaria a los campos sino además dar empleo a cubanos.

Sin embargo, en la Feria Internacional de La Habana Berenthal supo que el proyecto había sido rechazado por el gobierno cubano. “El proyecto no fue cancelado”, dijo luego el empresario al Nuevo Herald. “Más que nada, no fue autorizado”.

Berenthal negó que repatriarse “tuviera algo que ver” con la negativa del gobierno cubano “pues ellos estaban al tanto desde el principio”. Por otra parte aseguró que “el hecho de que no estamos aprobados para el Mariel no significa que no vamos a continuar con el proyecto. Nos sugieron contactar al Ministerio de la Agricultura”, añadió.

“Saúl se entusiasmó demasiado”, dijo una tercera fuente al periódico miamense. El gobierno cubano habría buscado, no obstante, otra excusa para no permitirle establecerse: el proyecto supuestamente no cumplía con requisitos de seguridad para los trabajadores cubanos.

En tanto, la repatriación se ha convertido en un fenómeno que en los últimos dos años ha afectado a unos 13 mil cubanos, de acuerdo al embajador del país caribeño en Washington, contando solamente a las personas “que regresaron a avecindarse en Cuba”.

El abogado de inmigración Wilfredo Allen dijo al Nuevo Herald que para la situación legal de esas personas en EE.UU. “el impacto en la vida cotidiana es cero”.

“El problema es que Cuba te controla”, señala Allen.

Las leyes cubanas permiten que los cubanos con otras nacionalidades y que residan fuera del país puedan invertir en ramas como el turismo y la energía. Muy diferente es cuando estos residen legalmente en la Isla.

Inclusive un estudio de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos de Cuba, sobre la ley de inversión extranjera, apunta que “los ciudadanos cubanos residentes en el país no pueden formar parte como socios de una empresa mixta”.

Acerca del Autor

Relacionado:

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: