Condenan a narcos cubanos y costarricenses ligados a mafia italiana

Condenan a narcos cubanos y costarricenses ligados a mafia italiana

Los imputados cumplirán penas de hasta doce años en prisión

Paquetes de cocaína (Foto: zocalo.com.mx)
Paquetes de cocaína (Foto: zocalo.com.mx)

SAN JOSÉ, Costa Rica.- La Justicia de Costa Rica dictaminó penas de entre 9 y 12 años de cárcel para dos cubanos y tres costarricenses miembros de una banda que traficaba cocaína a EE.UU., Bélgica y Holanda y que tenía vínculos con la mafia italiana, según la sentencia hecha pública hoy.

El Juzgado Penal de San Carlos condenó a los cubanos Denis Batista Cuenca, líder del grupo de narcotraficantes, y Pedro Casas Rodríguez, a 12 años de cárcel, de acuerdo a la sentencia, dictada el pasado viernes pero hecha pública este lunes.

El costarricense Juan José Campos Mora fue condenado a 11 años de prisión, y sus compatriotas Héctor Zúñiga Arias y Carlos Zúñiga Arias a 9 años cada uno, todos acusados de estar encargados de la logística del grupo narcotraficante.

Estas cinco personas aceptaron los cargos por narcotráfico que les imputaba la Fiscalía Adjunta contra la Delincuencia Organizada (FACDO) de Costa Rica.

Otros dos acusados, los costarricenses de apellidos Montero Picado y Guzmán Rojas, prefirieron someterse a un juicio oral y público cuya fecha será establecida por el Tribunal Penal de San Carlos.

El grupo se dedicaba a traficar cocaína a Estados Unidos, Bélgica y Holanda utilizando como pantalla la exportación de yuca y piña.

Tras la investigación dirigida por la FACDO, se estableció que “los imputados conformaron una organización criminal cuyo modo de operar consistió en la obtención y almacenamiento de cocaína, para posteriormente ocultar la misma en cajas de cartón donde se empacaban productos agrícolas, principalmente tubérculos”.

Estas cajas se enviaban desde Costa Rica en contenedores vía marítima a Estados Unidos, Bélgica y Holanda.

La droga era preparada en forma de láminas, que luego se envolvían en papel carbón y finalmente se colocaba en medio de los cartones que conformaban las cajas, con el fin de que no se detectaran los estupefacientes durante las inspecciones de los cultivos.

Durante la investigación se logró acreditar dos envíos de droga a Estados Unidos, para un total de 54,85 kilos de clorhidrato de cocaína, que fueron decomisados en Estados Unidos; 3 000,9 kilogramos de cocaína que llegaron hasta el Puerto de Roterdam, en Holanda, y que también fueron decomisados en ese país.

Además, 84 kilos de cocaína que pretendía ser enviada a Bélgica, pero que fue incautada por la Policía Judicial en Limón (Costa Rica).

El 14 de octubre de 2015 la FACDO y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizaron un operativo en las casas de los imputados y en los sitios donde almacenaban la droga, lográndose la detención de los siete implicados y se decomisó droga, celulares, vehículos, armas de fuego y dinero que utilizaba la organización para operar.

Este grupo tenía vinculación con un italiano radicado en Nueva York, ligado de manera directa con la “N’drangheta”, considerada la organización criminal más poderosa de Italia que opera en todo el continente Europeo, según la sentencia.

Gregorio Gigliotti, detenido en mayo del 2015 y quien era dueño de una pizzería en Queens (EE.UU.) era el contacto al que los sentenciados enviaron 39,9 kilos de clorhidrato de cocaína el 12 de octubre del 2014, y el 22 de diciembre de ese mismo año otros 14,9 kilos desde Puerto Limón, droga decomisada por las autoridades estadounidenses en los Puertos Wilminton y Filadelfia.

Junto con Gigliotti, la Fiscalía estadounidense detuvo a Franco Fazio, quien servía como enlace entre Gregorio Gigliotti y el grupo condenado.

Precisamente, la Fiscalía costarricense logró acreditar que Fazio sostuvo una reunión en Costa Rica con los imputados Guzmán, Campos y Montero, según el veredicto.

(ACAN-EFE)

[fbcomments]