Comercio electrónico en Cuba: un primer paso y muchas limitaciones

Comercio electrónico en Cuba: un primer paso y muchas limitaciones

Cubanos de a pie, sin acceso por ahora

Hacer compras por la web en Cuba es prácticamente imposible (foto de Manuel Díaz Mons)
Hacer compras por la web en Cuba es prácticamente imposible (foto de Manuel Díaz Mons)

LA HABANA, Cuba – Durante los últimos años, en gran parte del mundo se dedicó considerable atención al empleo del teléfono, el fax, los cajeros automáticos, las tarjetas de crédito o la televisión para la realización de operaciones comerciales, y aumentó la importancia económica de tales medios. Aunque éstos tuvieron enormes repercusiones sobre los modos de comunicación y de realización de las transacciones, su difusión fue relativamente gradual, lo que dio tiempo a productores y consumidores para adaptarse a ese entorno en transformación.

En la actualidad el comercio electrónico (e-commerce) se ha convertido en una herramienta con gran éxito para el mundo de los negocios. Gracias a la apertura y facilidad de acceso a Internet que gozan gran parte de los habitantes del planeta, hoy comprar desde la comodidad del hogar es posible y cada vez más seguro.

Aunque con muchos años de retraso por las limitaciones, mayormente gubernamentales, que hasta hoy siguen vigentes, un grupo de empresas cubanas, tanto estatales como privadas (Infosoft fue un ejemplo, aunque solo tuvo dos días de ventas online antes de cerrar porque no daba resultado a su propietario), está incursionando por primera vez en la experiencia del comercio electrónico. Hoy este servicio solo se ofrece para el cliente que cuenta con una tarjeta Visa o MasterCard, lo que excluye a la población cubana en su amplia mayoría por no tener acceso a ese tipo de servicio bancario y por las grandes limitaciones de conexión a internet que aún siguen existiendo en el país, una realidad muy alejada del discurso oficial.

Sin embargo, recientemente, y por primera vez, se experimentó en Cuba con el comercio electrónico en la venta de entradas para una función de ballet.

Del 28 de octubre al 7 de noviembre del 2015 y como cada dos años desde su creación en 1960 el Ballet Nacional de Cuba, dirigido por Alicia Alonso, celebró su Festival Internacional con presencia de grandes figuras de la danza a nivel mundial. Para este festival algo era distinto, en su página web oficial las entradas para todas las funciones estaban a la venta.

Los asientos que podían ser reservados por la web estaban marcados de forma distinta (captura de pantalla, cortesía de Manuel Díaz Mons)
Los asientos que podían ser reservados por la web estaban marcados de forma distinta (captura de pantalla, cortesía de Manuel Díaz Mons)

“La verdad fue una muy buena experiencia, además fuimos la primera institución en la isla que vendió entradas para un teatro por la web” comentó en entrevista para Cubanet un funcionario del BNC que prefirió permanecer en el anonimato.

¿Fue bien acogida la idea por el Ministerio de Cultura y la dirección del centro?

Cuando se propuso la idea nos enfrentamos con varias barreras humanas dentro de la dirección del centro, pero al final entendieron los beneficios económicos de esta novedosa opción y sin dejar que alguien volviera a pensar en frenarnos la idea se puso en marcha.

¿Cuál fue el mayor desafío tecnológico al que se enfrentaron?

La verdad, todo fue muy fácil; una que otra demora en el diseño del sitio y alguna que otra consulta a instituciones que han desarrollado un poco más el e-commerce como la tienda Carlos III o ARTEX, pero en general todo fue bien, contábamos con un buen equipo.

¿Y el recibimiento del público?

Los extranjeros lo agradecieron mucho pero con los cubanos la historia fue distinta. Una inmensa ola de críticas se nos vino encima por parte de los nacionales, al no poder servirse de esta novedosa y cómoda opción muchos se sintieron discriminados, y que conste que no fue nuestro objetivo, pero ya eso se nos iba de las manos. Para que ese servicio funcione en Cuba tiene que existir un acuerdo con los bancos cubanos, que son los encargados de la emisión de tarjetas de débito, único tipo de tarjetas emitidas dentro de la Isla, pero ese acuerdo aún se ve lejos.

¿Se retomará la idea para el próximo festival?

Esto es algo que una vez iniciado no tiene vuelta atrás, a no ser que algún jefe decida lo contrario, pero hasta el momento todo se mantiene.

“El comercio electrónico permite acceder a clientes de cualquier zona geográfica sin limitación y contribuye a dinamizar la economía” culminó el funcionario si no antes hacer énfasis en la necesidad de que Cuba se inserte en el cibermercado. “Esta es la oportunidad para que el producto cubano privado llegue a todos en el mundo”.

Manuel Díaz Mons

Manuel Díaz Mons: Nacido en La Habana, se graduó en la carrera de
Ciencias Informáticas en el 2007, ha colaborado en diversos proyectos
digitales del Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas y de
manera autodidacta ejerce el periodismo desde el 2010 publicando en
blogs y medios nacionales y extranjeros.

[fbcomments]