Choferes de almendrones de turismo denuncian acoso de la policía

Choferes de almendrones de turismo denuncian acoso de la policía

La policía utiliza métodos violentos durante los arrestos y los trasladan a estaciones policiales donde son multados con cuantías de hasta 1000 pesos

LA HABANA, Cuba. – Choferes de taxis “almendrones” (carros antiguos norteamericanos) que brindan servicio a turistas en los alrededores del Parque Central, en la Habana Vieja, denunciaron en la tarde de este jueves a este reportero, que están sufriendo un acoso constante por parte de la Policía Nacional Revolucionaria, que los arresta y multa durante el desempeño de su trabajo.

“Nos acosan por hablar con los turistas cuando nuestro negocio es darle servicio a los turistas.  No podemos ni siquiera decirles buenos días porque nos acusan de asedio. Aunque no somos delincuentes, nos tratan como tal”, aseguró David Salso Gómez, chofer de un descapotable.

Según refiere, la policía utiliza métodos violentos durante los arrestos y los trasladan a estaciones policiales donde son multados con cuantías de hasta 1000 pesos.

“Nos esposan en la vía pública como si fuéramos delincuentes, luego nos llevan para la estación de policía y nos meten en el calabozo, solo para esperar que nos pongan la multa.  En ocasiones nos han dejado hasta el día siguiente, encerrados con todo tipo de delincuentes. No respetan nuestros derechos como ciudadanos trabajadores que somos”, afirmó.

Destaca que las autoridades no respetan las licencias que los amparan legalmente para realizar este tipo de trabajo, pese a que están vinculados a la agencia Cuba Taxi, a la que pagan  sus impuestos en CUC.

“Nosotros pagamos casi 1000 CUC mensuales, entre lo que  tienes que pagar a Cuba Taxi y a la ONAT. Y si se te rompe el carro, la agencia no te ayuda a repararlo. Nada te dan. Tampoco nos garantizan trabajo, así que nosotros tenemos que guapear y salir a buscar a los turistas, porque si no, cómo pagamos los impuestos”, dijo Salso Gómez.

Ante la poca afluencia de turistas, ya que no están llegando cruceros a puertos cubanos, la situación se les ha hecho más difícil, porque  hay  menos extranjeros a los que ofrecerles sus servicios.

“Hay que lograr por lo menos hacer una carrera al día, que es alrededor de 30 CUC.  Los que piensan que este es un negocio  lucrativo, están equivocados.  Si tenemos que pagar tanto, ganar 30 CUC en un día  es insuficiente.  Tengan en cuenta lo que gastan estos coches en combustible, porque tienen sus motores originales. Dime entonces cuanto ganaste…”, reflexionó Salso Gómez.

Según Gómez, las autoridades les comunicaron que le darían una respuesta a las  quejas planteadas por ellos, pero la misma no sería dada hasta la próxima semana.

Reynier Cabrera Rodríguez, chofer de otro almendrón descapotable, refiere que recientemente fue víctima del acoso policial y terminó arrestado.

“No hay ninguna ley que  prohíba buscar clientes en la Habana Vieja, pero el político de la unidad policial de Cuba y Chacón me dijo que como la Habana Vieja era un municipio especial ellos podían tomar las decisiones que les diera la gana. Me humillaron, me maltrataron y luego me dijeron que me podía quejar donde quisiera, que a ellos no les importa”, dijo Cabrera.

Refiere que la policía, para multarlos, utiliza argumentos como que están desempeñando su trabajo de forma ilegal, a pesar de que están vinculados a la empresa estatal Cuba Taxi.

La mencionada empresa, para dejarlos ejercer legalmente su trabajo, les exige un depósito financiero en el Banco Central de Cuba que oscila entre 430 CUC y 1500, de donde les descuentan en caso de que fallen en algún pago.

“Todos los meses nos dan un papel que  llaman el suplemento, que es la constancia de que tú estás pagando la licencia mensualmente, pero si tú un mes fallas, te descuentan el dinero del banco y no te dan el famoso suplemento, y si no lo tienes no puedes trabajar. Es decir, tenemos que pagar por adelantado, la licencia y el petróleo´´, dijo uno de los choferes que no quiso dar su nombre por temor a represalias.

Según Abel Baratute Puerto, en el contrato que les hizo la agencia, especifican que los choferes solo pueden buscar clientes a una distancia que no exceda los  90 metros de separación  del carro, el cual debe estar parqueado en la piquera establecida.

“Pero la policía no respeta ni eso, incluso no nos dejan pararnos en la acera del Hotel Manzana, porque dicen que esa acera es para extranjeros. Si nos cogen parados ahí nos arrestan, nos ponen las esposas, muy apretadas,  nos llevan para el punto 30 y allí nos ponen una multa de 1000 pesos por trabajo económico ilícito,  algo que es totalmente falso porque todos los que estamos acá tenemos papeles. Solo pedimos que nos dejen trabajar, porque no estamos cometiendo ningún delito,  estamos legales”, puntualizó Abel.

Entretanto, Joel Salvador Pérez asegura que en menos de 4 meses ha pagado unos 10 000 pesos de multas. “Y no es solo que te impongan la multa, además te bajan a los extranjeros del carro, como me ha pasado. Entonces, imagínate cuál es la imagen que se llevan de nosotros, quizás piensen que somos maleantes”, lamentó.

Héctor Díaz, por su parte, afirma  que el monto de sus multas asciende a más de 14 000 pesos y que la policía hasta se burla de ello. “Cuando reclamamos, nos dicen que no nos van a quitar las multas, que no nos quejemos, porque nosotros ganamos bastantes fulas. Eso me dijo un capitán del punto 30”.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]