1

Caracol gigante africano: se avecina otra plaga en Las Tunas

LAS TUNAS, Cuba. — Una plaga de caracoles gigantes africanos de consecuencias imprevisibles se encuentra en eclosión en Las Tunas, a la vista del público, de forma notoria.

Hace pocos días, mientras recorría en horas de la mañana la Avenida 30 de noviembre rumbo a la estación de ferrocarril, se desplazaba una manada de caracoles gigantes africanos por el pasto húmedo como si de una corrida de cangrejos se tratase.

El caracol gigante africano (achatina fulica) está incluido en la lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Es de interés epidemiológico porque puede convertirse en una plaga, pudiendo ser hospedero de nematodos, gusano microscópicos que, alojados en tejidos fibromusculares y secreciones de baba del caracol, pueden causar enfermedades contagiosas, y algunas mortales como la meningoencefalitis.

Como esta especie se reproduce rápidamente puede producir daños graves en personas, animales y plantas, constituyendo, además, una amenaza grave para los cultivos, las especies autóctonas, los hábitats y los ecosistemas.

En el cabecera provincial de Las Tunas está reportada la presencia del caracol gigante africano desde hace tiempo. Antes de la pandemia de COVID-19 las autoridades sanitarias mantenían una campaña de control que, además de las medidas para la eliminación de esta especie invasora y de sus hospederos, desarrolló acciones de información en los medios de comunicación masivos para alertar a la población, advirtiendo que el caracol nunca podía tocarse con las manos descubiertas, sino provistas de guantes, por el alto riesgo de contagio.

Pero hoy en Las Tunas, pese a ser visible en corrida a la vera de la muy céntrica Avenida 30 de noviembre, poco o nada se dice del caracol africano, precisamente, cuando el riesgo de convertirse en una plaga parece ser mayor, y no sólo en Tunas, sino en el mundo.

Caracoles gigantes africanos en Las Tunas (Foto del autor)

El pasado 23 de junio un jardinero reportó la presencia de caracoles gigantes africanos en New Port Richey, en el condado de Pasco, Florida, haciendo que el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor tomara medidas de cuarentena en un área de 872 millas, quedando prohibido trasladar caracoles, plantas, tierra, desechos de jardín, abono, materiales de construcción y otros objetos que pueden ser propagadores de la especie o de su acción dañina.

El pasado 7 de julio, el diario colombiano El Universal alertó a sus lectores, señalando: “Debido a las lluvias, se mantiene la alerta por la proliferación de caracoles gigantes africanos en diversas zonas de Cartagena”.

“¿Hasta dónde llegaran los caracoles gigantes africanos en Las Tunas?”, pregunté sin obtener respuesta a dos epidemiólogos que quedaron “alarmados” cuando le mostré las fotos de los moluscos reptando por el pasto, junto a la vía pública, donde podían ser oliscados por un perro, can que, como mascota al fin, poco después podía estar en los brazos de un niño. El peligro es real y las autoridades gubernamentales no debían hacer silencio.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.