Autoridades santiagueras dan a conocer nuevas tarifas para la transportación privada

Autoridades santiagueras dan a conocer nuevas tarifas para la transportación privada

Medios oficiales de la provincia han reconocido que la situación del transporte es crítica, no obstante, han pedido a los usuarios no alarmarse

Parada de ómnibus en Santiago de Cuba. Foto del autor

SANTIAGO DE CUBA, Cuba.- Tras el anuncio de una reducción en las tarifas y precios a los transportistas privados santiagueros, muchos de estos pequeños emprendedores entraron en paro ante las “medidas del gobierno”.

Mayra Pérez González, vicepresidenta del Consejo de la Administración Provincial, fue la encargada de comunicar a la población los precios máximos y fijos que se aprobaron para la transportación privada en la provincia suroriental, un tema sensible que, desde inicios de la pasada semana, ha generado polémica entre los santiagueros.

González reveló este miércoles en la segunda emisión del Panel Informativo que en “las zonas urbanas, Ciudad Mar, Boniato, Caney y Reparto Abel Santamaría se cobrará 1 peso en los camiones, y en los autos de 1 a 17 pasajeros, al igual que en los ruteros de Cubataxi, 3 pesos; los coches de caballo, que cobraban 5 pesos, ahora bajaron a 1 peso el pasaje”.

“Sabemos que, por iniciativa de muchos transportistas, han bajado la altura del techo de las camionetas y la han mostrado como un auto, como un pisicorre, otros han colocado más asientos, entre otras modificaciones, pero existe un documento legal que es la licencia operativa del transporte, que refleja la capacidad oficial de cada medio, por eso establecemos la tarifa de 1 a 17 personas”, advirtió la vicepresidenta.

“En las rutas intermunicipales, como Santiago-El Cobre, se estipuló que una camioneta debe cobrar 6 pesos, y en caso de un camión, 4 pesos. Al Cristo, Siboney y Jaraguá, de 3 a 5 pesos, según la base de los kilómetros recorridos que se muestran en la tabla de distancias. De Santiago de Cuba a Palma Soriano, una de las rutas con mayor demanda, los camiones deben cobrar 6 pesos, y una camioneta 8 pesos; a Contramaestre 15 pesos el camión y 17 pesos la camioneta. Aclaramos que nosotros, como Gobierno Provincial, pactamos los precios máximos, pero cada municipio puede bajar los precios en coordinación con sus transportistas y de acuerdo a las necesidades de la población, siempre y cuando esté aprobado por los Consejos de Administración Municipales”, explicó la funcionaria más adelante.

Pérez González informó que la totalidad de las tarifas para cada destino se anunciarán a través de la prensa escrita y de pancartas ubicadas en las terminales. Su intervención en el citado panel la selló con un llamado a la población santiaguera a apoyar a los cuerpos de inspectores que se desplegarán para hacer cumplir las nuevas medidas, y a denunciar a los “que no muestren una conducta adecuada”.

A raíz de las tajantes medidas transportistas santiagueros no dejan de efectuar sus reclamos. “Si gasto 40 litros de petróleo en un viaje, comprándolo en Cupet, son 40 CUC o 1000 pesos, y mi carro tiene una capacidad de 40 personas, cobrándole 10 pesos en ida y vuelta a cada pasajero son 800 pesos, por tanto, pierdes 200 pesos. Esto no cabe en ninguna cabeza, y eso que estamos hablando de un carro grande, un carro chiquito de 30 asientos pierde mucho más”, manifestó Alfredo, un transportista de la ruta Palma-Santiago.

Entretanto, otro particular que ofrece transportación en las zonas urbanas de la provincia criticó que “aquí el problema del transporte no se ha resuelto, ni se va a resolver por ahora. La demanda es demasiado alta y el transporte del Estado no da abasto, eso está comprobado en todas las paradas. El particular está haciendo un esfuerzo, pero no dan piezas, no dan nada, y el combustible está caro, y entonces ahora nos exigen que cobremos barato”.

Por otro lado, el escenario donde actúan transportistas privados, ómnibus estatales y clientes se complejiza cada día más. Varios pasajeros, sobre todo aquellos que realizan viajes intermunicipales, topan la mayor dificultad.

Anayansi Valdés, una cubana que viajaba al poblado El Cobre, expresó su sentir a CubaNet, y aunque está a favor de que bajen los precios, no deja de reclamar la falta de transporte estatal. “Desde las 5 de la mañana no sale una guagua para El Cobre, y son guaguas Diana, que no dan para nada, y a esta terminal no le cabe una persona más, esto es insoportable. No sabemos que pasa y hay que estar horas esperando, y con tremenda mala atención, porque la terminal no tiene nada de condiciones. Y para colmo los particulares acabando, y hasta ahora no han bajado los precios. Ahora llegó la guagua de Mar Verde y se va sin recoger a nadie, porque dice que terminó su viaje y que hay que esperar hasta que venga la otra, eso es una falta de respeto con el pueblo”, reprochó.

Un transportista, bajo condición de anonimato, indicó claramente su postura ante la imposición de precios: “en los negocios nadie quiere perder, el que vende carne, el que tiene un carro y así sucesivamente. Nosotros nos paramos para que busquen soluciones, pero nosotros también somos el pueblo trabajador, y mientras el petróleo no baje el pasaje va ha seguir como hasta ahora, y si no, no trabajo más, y que siga la gente matándose para coger una guagua, porque no vamos a trabajar para pagarle a la ONAT (Oficina Nacional de Administración Tributaria) y mal comer en nuestras casas”, sentenció el botero.

Medios oficiales de la provincia han reconocido que la situación del transporte es crítica, no obstante, Ángel Orlando Velázquez Írsula, subdirector de Operaciones de la Dirección Provincial de Transporte, declaró en la prensa oficialista que los santiagueros no deben alarmarse y debe sentirse tranquilos.

“En vista de lo que pueda suceder con la transportación no estatal nos hemos dado la tarea de hacer un reforzamiento, hasta que se normalice la situación con los privados. Tenemos este reforzamiento montado en tres horarios del día, a partir de las 5:45 de la mañana, en las horas del mediodía y en las noches, hasta el cierre de las terminales”, señaló Velázquez.

Sin embargo, es conocido que el transporte estatal no logra abastecer la demanda con su deprimido inventario de vehículos. Así lo asegura Tania, una señora que se dirigía al centro de la urbe santiaguera desde el Reparto Versalles: “dicen que van a poner transporte hasta que se controle el revolico de los transportistas, pero todo el mundo sabe que cuando el transporte ha estado mejor el estatal no lograba cumplir, y ahora dicen que van a reforzar. Lo que van a hacer es sacar todos los cacharros de guagua que tienen, una semana o tres días, y después todos nos quedamos sin transporte”, sentenció.

[fbcomments]