Autopsia de Acosta Arévalo confirma que fue torturado por el régimen de Maduro: aplastado y electrocutado

Autopsia de Acosta Arévalo confirma que fue torturado por el régimen de Maduro: aplastado y electrocutado

“Rabdomiólisis: síndrome de necrosis muscular que presentan las víctimas de terremotos, bombardeos, derrumbes de edificios” denunciaron

Capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo
Capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo (Foto Agencias)

MIAMI, Estados Unidos.- La autopsia realizada al capitán de corbeta venezolano Rafael Acosta Arévalo, quien murió el sábado pasado en manos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), indica que fue torturado, informó el periodista Eligio Rojas, citado por El Nacional.

En el informe, dado a conocer por Rojas en su cuenta de Twitter, se determina que la causa de la muerte de Acosta Arévalo fue “edema cerebral severo debido a insuficiencia respiratoria aguda, debido a rabdomiólisis por politraumatismo generalizado”.

De acuerdo a los datos de la autopsia, varios periodistas y una ONG aseguraron que el militar fue torturado hasta morir.

“Rabdomiólisis: síndrome de necrosis muscular que presentan las víctimas de terremotos, bombardeos, derrumbes de edificios. Es decir, que el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo fue literalmente aplastado”, denunció en su cuenta de Twitter la periodista Lisseth Boon.

Por su parte, la presidenta de Control Ciudadano, Rocío San Miguel, acotó que – con el informe publicado- el delito de los presuntos autores debe cambiar. “Ya es oficial: el capitán Rafael Acosta Arévalo fue brutalmente torturado hasta ocasionarle la muerte. La rabdomiólisis tiene entre sus causas el aplastamiento, la tortura, traumatismos y electroestimulación. Con este informe debe cambiar el delito imputado a los presuntos autores”.

La abogada Tamara Sujú, representante diplomática de Venezuela ante República Checa, activista por los derechos humanos y quien el sábado dio a conocer la noticia, recalcó que la tortura tiene “cadena de mando”.

Waleska Pérez, esposa del militar asesinado, denunció el pasado 22 de junio la desaparición física de su marido y contó que había hablado con él por última vez a las 14:00 del día anterior, mientras se encontraba en una “reunión personal” en Guatire, estado Miranda.

Entretanto, Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, dijo públicamente que “No hay palabras para describir este abominable hecho. Hemos establecido contacto inmediato con la familia y la comisión de la ONU en Venezuela. He girado instrucciones a embajadores y al equipo internacional para elevar la denuncia a Gobiernos y especialmente a la Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet”.

[fbcomments]