Aumentan casos de cólera en Guantánamo

Aumentan casos de cólera en Guantánamo

Hay fallecidos. Desde el pasado mes de octubre se rumoraba sobre la existencia de la pandemia, que ahora llega a una cárcel de Camagüey

GUANTÁNAMO, Cuba,  26 de noviembre de 2012, 173.203.82.38.-Según informaciones recibidas recientemente por este reportero, se realizó una reunión a puertas cerradas en el Teatro Guaso de esta ciudad con la presencia de un alto funcionario del Ministerio de Salud Pública, autoridades de la provincia, numerosos dirigentes del sector y otras entidades gubernamentales, en la que se analizó la difícil situación epidemiológica de la provincia, a la que ahora se suman varios casos de leptospirosis.

A pesar de que el propio  presidente Raúl Castro Ruz ha criticado el secretismo que impera en ocasiones en nuestra sociedad y ha orientado que se aborden sin tapujos los temas que necesitan ser expuestos con objetividad a la población, la prensa oficial en general y la guantanamera en particular continúan sin informarle a la población que estamos atacados por el cólera.

En un extenso artículo titulado Pelea guantanamera contra los demonios, publicado el pasado viernes 16 de noviembre por dos periodistas  en el semanario Venceremos, órgano del Comité Provincial del Partido ,se ofreció información sobre el complejo panorama epidemiológico de la provincia pero no se  menciona la palabra cólera, sino que ésta fue sustituida por la anfibológica  frase ¨enfermedad  reemergente ¨, y se atribuye la causa de esta situación fundamentalmente a las secuelas del huracán Sandy.

Nada se le  explica a la población acerca del peligro de consumir pescados, legumbres y otros vegetales en mal estado, ni cómo deben ser elaborados para ser consumidos, ni sobre el lugar por dónde se inició la epidemia, ni el número de personas hospitalizadas y mucho menos cuántos muertos hay hasta la fecha de hoy. Al parecer, todo eso continuará siendo secreto estatal.

Es cierto que tras el paso del huracán Sandy aumentaron las condiciones para el brote de enfermedades pero ese evento meteorológico no es la causa fundamental del resurgimiento del cólera en Cuba, una enfermedad que había sido eliminada en el país desde hace más de una centuria.

Todos los cubanos hemos sido testigos de cómo se ha deteriorado el sistema de acueductos y alcantarillado de nuestras ciudades, que en más de un  70 % es el mismo que hizo el gobierno interventor norteamericano encabezado por Leonard Wood y que en más de 50 años del actual gobierno ha recibido muy poca atención. Las medidas de limpieza y mantenimiento de sus redes, que hace 30 ó 40 años atrás eran habituales, hoy se aprecian de forma extraordinaria, el tratamiento del agua destinada al consumo humano es deficiente y municipios enteros de esta provincia y  otras del país carecen de un sistema de alcantarillado, incluyendo extensas zonas de la ciudad de Guantánamo, la cual sobrepasa los doscientos mil habitantes.
En la calle 3 Norte y esquina al 5 Oeste, Reparto Pastorita,  frente al círculo infantil Los Zapaticos de Rosa, el alcantarillado se desborda de aguas putrefactas, lo cual es un peligro permanente para los vecinos e  infantes. Alrededor puede verse gran cantidad de basura y hasta animales muertos, debido a la mala conciencia de personas inescrupulosas y a la posterior dejadez de la Empresa de Servicios Comunales.

Las autoridades de la Salud de la provincia alertan a la población y adoptan medidas concretas, pero esto no dará resultado si no se atacan las causas reales que propician el resurgimiento y propagación del cólera en la provincia y en el país, y si no se informa claramente a la población. Dejar de recibir a cientos o miles de turistas es insignificante comparado con la pérdida de una sola vida humana.

Cólera en la cárcel Kilo 7

Según inf0rma desde Camagüey el periodista Jorge A.  Liriano Linares*, empleados de Salud Pública, que  inspeccionan a decenas de prisioneros debido a un brote diarreico general,  detectaron tres casos de cólera en la cárcel Kilo 7 de esta provincia.
El domingo, autoridades carcelarias reconocieron oficialmente haber encontrado tres prisioneros contagiados con cólera. Pero no han tomado medidas sanitarias para evitar que se propague la epidemia, a pesar de que hicieron un llamado a la población penal para que colaboren con el saneamiento del centro.

En esta prisión, más de 800 penados sufren de fuertes dolores estomacales y diarreas hace tres días, debido a la mala elaboración de los alimentos, que en la mayoría de las veces, el plato fuerte, está en estado de putrefacción.

Kilo 7, con una capacidad para albergar a 900 prisioneros, recluye a más de 1 500 en sus 18 pabellones. La mitad de la población carcelaria está desnutrida a causa del robo de alimentos y la corrupción administrativa.

Decenas de reos están siendo hospitalizados a diario a causa del brote diarreico, que tiende a propagarse.

En Cuba, con una población carcelaria de unos 100 mil prisioneros, se registran cada mes decenas de epidemias contagiosas debido al estado de hacinamiento, falta de agua y productos para mantener la higiene.

*Linares es un corresponsal de Hablemos Press que se encuentra encarcelado en Kilo 7

[fbcomments]