Arrestos, decomisos y allanamientos por ola represiva al ICLEP

Arrestos, decomisos y allanamientos por ola represiva al ICLEP

“Nunca antes me habían arrestado con tanta violencia”

Imagen del operativo del allanamiento a la vivienda del periodista Alberto Castaño (Foto nota de prensa ICLEP)

MIAMI, Estados Unidos.- La última ola represiva contra medios y periodistas del Instituto Cubano para la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP) deja cuatro viviendas allanadas, medios de producción periodística decomisados y la detención, interrogatorios y amenazas de prisión contra nueve periodistas cubanos (Alberto Castaño, Misleydis Sierra, Daniel González, Julián Guillermo, Mabel Páes, Arodis Pelicie, Marinavis Matos, Orlidia Barceló y Pedro Luis Hernández), según una nota de prensa del propio medio.

El director administrativo del ICLEP, Alberto Castaño, fue el último periodista liberado tras 96 horas de arresto, durante las cuales fue sometido a interrogatorios en el Departamento Técnico de Investigaciones de San Antonio de los Baños en la provincia de Artemisa.

Periodista Alberto Castaño (Foto nota de prensa ICLEP)

Castaño fue arrestado de forma violenta el pasado 19 de junio cuando fuerzas combinadas de la Policía Nacional Revolucionaria, Brigadas Especiales y oficiales de la Policía Política rodearon y allanaron la sede del medio de comunicación comunitario del ICLEP, El Majadero de Artemisa y la vivienda de su padre, de donde sustrajeron medios de producción periodística.

“Nunca antes me habían arrestado con tanta violencia. Cuatro agentes de las Brigadas Especiales me fueron para arriba y de un puñetazo me partieron el labio inferior de la boca, me inflamaron la muñeca de la mano derecha y casi me parten el dedo pulgar de la misma mano el cual aún lo tengo inflamado y casi no lo puedo mover” explicó Castaño.

“Los de las Brigadas Especiales me practicaron una llave de estrangulación en el cuello y me arrastraron unos 300 metros dejándome casi inconsciente y provocándome un ataque de asma bronquial, enfermedad de la que padezco, pero que hacía años no sufría” argumentó.

“Durante los interrogatorios siempre habían de dos a tres oficiales de la Policía Política. El Teniente Coronel llamado Ernesto y el oficial Oscar de la Seguridad del Estado me amenazaron con ponerme en prisión por el supuesto delito de impresión clandestina y receptación, e incluso trajeron a un fiscal que simuló procesarme por receptación”, señaló.

Castaño precisó que la Policía Política está muy interesada en conocer donde se encuentran los medios de producción periodística del ICLEP, y en hacer desaparecer al Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa. “Me aseguraron que no permitirán ningún tipo de actividad contrarrevolucionaria en el territorio, refiriéndose a la edición y distribución de periódicos que realiza el ICLEP en seis provincias cubanas”.

Multa impuesta a Alberto Castaño (Foto nota de prensa ICLEP)

El periodista denunció que le tomaron fotos de diferentes ángulos y lo ficharon como un cabecilla contrarrevolucionario en contra de la Seguridad del Estado y le impusieron una multa de 200 pesos cubanos amparada en el decreto 310, artículo B, inciso 3 del código Penal Cubano, supuestamente, por violar disposiciones de Seguridad del Estado, medida que “no firmé por considerarla injusta”.

[fbcomments]