Anamely Ramos no asistirá a reunión con funcionarios del MINCULT

Anamely Ramos no asistirá a reunión con funcionarios del MINCULT

La curadora aseguró que solo participaría en una reunión donde estuvieran representados todos los estratos de la sociedad y el poder.

Anamely Ramos González (Foto: Facebook)

MIAMI, Estados Unidos. – La curadora Anamely Ramos González, una de las activistas que se mantuvo acuartelada en la sede del Movimiento San Isidro, aseguró en su perfil de Facebook que no acudiría a la reunión prevista para este jueves en el Ministerio de Cultura de Cuba, entre artistas independientes y funcionarios de esa institución.

“Sobre esa reunión quiero decir que no tengo ninguna intención de asistir. Esas personas que la presidirán son responsables directos o indirectos de que me sacaran del ISA hace poco más de un año y los considero ilegítimos para el cargo que ocupan, creo que son policías de cuello blanco y han dedicado sus vidas a regular, cuando no erradicar, numerosas iniciativas y proyectos valiosos y verdaderamente independientes en este país”, aseguró la exprofesora del Instituto Superior de Arte (ISA) de Cuba.

En alusión a la vigilancia policial que mantiene el régimen sobre varios de los integrantes del Movimiento San Isidro y otros artistas y activistas independientes, Ramos González indicó: “Sé que ellos (los policías) posiblemente no me dejarían llegar allá, pero hace mucho que no espero nada de ellos y decido por mí misma cómo llevar mi vida y la narrativa de mis acciones al margen de ellos. Lo he dicho muchas veces, no le creo al Poder”.

“Tampoco me identifico ni mínimamente con esa visión segregadora y minúscula de la cultura que el Ministerio promueve, ese ‘la cultura en buenas manos’ que sabe, suena y huele a muerto y que ninguna persona o país democrático suscribiría a estas alturas. Por estar en contra de semejante visión fascistoide me levanté contra el (Decreto) 349 y me identifiqué después con Luis Manuel (Otero Alcántara) y con el Movimiento San Isidro”, aseveró la curadora cubana.

Más adelante, Ramos González señaló que cree “profundamente en el poder del arte, de la poesía y de la creación para cambiar el mundo y la vida de todas las personas. Pero al mismo tiempo, creo ―dijo― que la discusión o la transformación que debemos hacer en Cuba hoy no debe restringirse al plano artístico, o estético o cultural, entendiendo cultural de manera estrecha. Eso es una trampa que siempre nos acecha, como cuando se discutía la obra de Luis Manuel Otero y se pretendía encerrarla, y así despolitizarla o hacerla menos conflictiva, al pasarla por el agua de lo artístico”.

“Es la misma lógica que usaban las instituciones culturales al mantener dentro de sus predios toda expresión crítica al Poder en la Isla o la vieja estrategia de discusiones a puertas cerradas, con una élite de entendidos, mientras lo público y lo cívico perdían contenido en Cuba”, lamentó.

No obstante, la curadora cubana aseguró que su decisión de no asistir al encuentro no quiere decir que “desestime la reunión en sí y mucho menos a las personas que tomarán parte en ella”. 

“Creo que deben haber muchos caminos de disenso y que cada cual tiene el derecho y la responsabilidad de llevar su propio ritmo, desde sus experiencias, dolores y conquistas. Simplemente mi camino no pasa más por ahí. Aunque confieso que si entraran Maykel Castillo, Iliana Hernández, Esteban Rodríguez y Luis Manuel Otero, me parecerá genial, haría una fiesta”, aseguró.

El encuentro entre artistas independientes y funcionarios culturales del régimen cubano previsto para este jueves fue uno de los acuerdos tomados en la reunión del pasado 27 de noviembre, cuando más de 300 personas pidieron explicaciones a las autoridades por la ola represiva desatada contra los miembros del Movimiento San Isidro.

Por su parte, Ramos González ha llamado la atención sobre “la asimetría y fractura de una sociedad que simula el diálogo con unos mientras detiene y reprime a otros; la estrategia del poder para estabilizar una situación revolucionaria a través de promesas y distrayendo a la opinión pública nacional e internacional del foco más crítico del conflicto; la reproducción de una lógica sectaria y de unos prejuicios que también dicta el poder y de los cuales podemos hacernos eco, queriéndolo o no, en determinado momento”.

Asimismo, la curadora reconoció “la importancia de las cientos de personas afuera del Ministerio, arriesgándose y siendo libres” se manifestaron el pasado viernes. 

No obstante, indicó que su prioridad “son hoy el muchacho de la UNPACU que estaba en huelga de hambre (…), los muchachos de Santa Clara, Matanzas y Camagüey que se manifestaron, los presos políticos que todavía están en las cárceles”. Anamely Ramos, cultura, MINCULT, Cuba

Finalmente, Ramos González aseguró que “la reunión a la que iría es aquella donde estén representados todos estos sectores o estratos de nuestra realidad, sin el estigma que ha envuelto a la oposición y ha dejado desamparadas y aisladas a tantas personas. Sin el estigma igualmente injusto del exilio, que ha demostrado un amor y desvelo por Cuba que no cree en distancias. Una reunión donde también estén representados todos los estratos del poder: el MININT, el PCC, el Consejo de Estado, la Asamblea, el Ministerio de Comunicaciones, el ICRT… para que nadie sea el chivo expiatorio, para cargar con ‘errores’ o ‘fisuras’, que dejen intactas las causas reales y sistémicas de nuestra situación”, dijo.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

[fbcomments]