Alarcón llama “ladrones” a quienes hagan uso de la Ley Helms-Burton

Alarcón llama “ladrones” a quienes hagan uso de la Ley Helms-Burton

“Los ladrones que se llevaron el dinero de la República en 1959 (…) ahora son los mismos que reclaman compensaciones por sus propiedades perdidas en Cuba”

Ricardo Alarcón (Archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- Ricardo Alarcón de Quesada, el expresidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, dijo que aquellos que se apeguen al título III de la Ley Helms-Burton para reclamar en tribunales estadounidenses propiedades confiscadas por el régimen de Fidel Castro son “ladrones”.

Así se expresó Alarcón en un encuentro entre “miembros de la sociedad civil cubana, intelectuales, periodistas y estudiantes” para debatir sobre la reactivación del capítulo III de la legislatura, que tuvo lugar el pasado viernes en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana, según una nota publicada por el diario oficialista Granma.

El expresidente del Parlamento cubano dijo que los que reclaman sus propiedades son los mismo que saquearon a la isla. “Los ladrones que se llevaron el dinero de la República en 1959 (…) ahora son los mismos que reclaman supuestas compensaciones por sus propiedades perdidas en Cuba”.

“Somos un país libre y soberano y no tiene derecho una nación extranjera a dictar leyes contra Cuba”, destacó.

Así mismo, Alarcón habló de “la agenda dictada por los grandes medios” y puso como “ejemplo” la fecha de inicio del embargo económico contra Cuba. “Se habla que lo comenzó Kennedy en 1962, se citan otras fechas sin mucho sentido, pero la realidad es que comenzó el 1ro. de enero de 1959”.

El pasado 2 de mayo se hizo efectivo el Título III de la Ley Helms-Burton y ese mismo día comenzaron a materializarse las primeras reclamaciones de compañías y ciudadanos estadounidenses. La corporación ExxonMobil, la mayor productora de petróleo de Estados Unidos, inició el jueves un litigio contra las empresas cubanas CIMEX y Unión Cuba-Petróleo.

Según la compañía estadounidense, el Gobierno cubano le expropió una terminal marítima, 109 tanques de almacenamiento con una capacidad total de 2,4 millones de barriles, así como siete plantas de envasado y 117 propiedades de estaciones de servicio.

[fbcomments]