La Habana “no es una aldea”: Eusebio Leal critica el uso de camisetas

La Habana “no es una aldea”: Eusebio Leal critica el uso de camisetas

El historiador se refirió de la actual “pérdida de valores”

Eusebio Leal (Cuba Literaria)

MIAMI, Estados Unidos.- El historiador de La Habana, Eusebio Leal, criticó la pérdida de valores y buen gusto en la sociedad cubana actual en una reciente entrevista concedida a la revista Cuba Literaria.

“¿Cómo es posible salir a la calle en camiseta? (…) La Habana es una capital, no una aldea. Y una capital de una gran nación: Cuba. Esa es La Habana”, criticó Leal, principal impulsor de la restauración del Casco Histórico de La Habana Vieja.

El funcionario admitió que se “alarma muchísimo” por la irrupción de actos vandálicos y de una “arquitectura de la necesidad”, las restauraciones y modificaciones “mal orientadas” que propietarios independientes realizan en sus viviendas.

“La Habana tuvo siempre barrios más sencillos (…), pero cuando veo esa arrabalización que surge, veo la ciudad en peligro y veo que es más fácil a veces demoler que reconstruir. Me alarmo muchísimo”

Según Leal, en los últimos tiempos “van surgiendo arrabales dentro de la ciudad”.

“Al parecer, nadie se da cuenta de que va surgiendo una arquitectura de la necesidad, mal orientada, porque bien orientada podría ser modesta pero bella”, opinó.

Añadió: “No olvidemos que la restauración requiere dinero, dinero y más dinero… y ¿hasta qué punto el país puede disponer de lo que se requiere? Es el peor momento para desear lo que no se puede. El peor momento. Pero si todos ponemos un poco de nuestra parte, se logrará”.

A decir del célebre investigador, existen modos de actuar del pasado que “hay que recuperar”, como el sentido de “la honradez y la decencia

“Sube una mujer con un niño a un ómnibus y no hay uno que se levante. En ese pasado -por tantas razones, ominoso; por tantas razones, digno- resulta ser que te montabas en una guagua y se levantaban todos los hombres, como una especie de danza”, recuerda el investigador.

“Yo nací en un solar en Centro Habana, por tanto sé los encantos de la vida de una comunidad ordenada. El lugar en que yo nací —Hospital 660— era un lugar muy humilde, donde solamente teníamos una habitación, no teníamos baño ni cocina; sin embargo, reinaba un orden, reinaba una disciplina”, agregó a su comparación.

El historiador también lamentó el vandalismo. “Qué dolor restaurar un monumento ahora y que de pronto vengan con un graffiti (que lo hacen además con un material nuevo que penetra en el mármol abierto y hay que devastar un milímetro) y que después que termines, vuelvan de nuevo. O un monumento satanizado porque se considera del pasado”, dijo.

Varios monumentos en Cuba fueron vandalizados con la aceptación del Gobierno tras la revolución de 1959.

Acerca del Autor

CubaNet

CubaNet

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

[fbcomments]