Shows de transformistas, una industria en ascenso

Shows de transformistas, una industria en ascenso

El aumento del sector privado les ha permitido ganar espacios para trabajar

LA HABANA, Cuba.- El mercado laboral privado ha incentivado a decenas de personas identificadas como homosexuales, transexuales y bisexuales –sobre todo jóvenes– a incursionar en el transformismo como una alternativa laboral para mejorar sus ingresos económicos.

Es la historia de Rodrigo Alberto Rodríguez Verdecia, un joven homosexual de 22 años, quien comenta que en los últimos tres años ha incursionado en diferentes oficios como la peluquería, la repostería y la costura, pero recientemente ha realizado varios intentos dentro del transformismo artístico.

Explica Rodríguez Verdecia que “los shows de transformismo se han incrementado visiblemente. Además de los espacios que han logrado empoderarse (…) como es el Cabaret ‘Las Vegas’, mucha gente de la comunidad gay está habilitando pequeños espacios dentro de sus propias casas, y con escasos recursos materiales para crear su propio mundo cultural y recreativo”.

Alejandro Domínguez Moreno, de 26 años y pareja de Rodrigo Alberto, expresó que “para nosotros los gays este incremento del transformismo –como medio de expresión artística– puede inclinar la balanza a favor de una mayor tolerancia, porque todavía la sociedad cubana es muy excluyente con los homosexuales”

Domínguez Moreno, quien acompaña a su pareja en sus presentaciones, revela que “además de los espectáculos musicales,  donde los participantes doblan o imitan a cantantes famosas, también se organizan concursos donde los transformistas compiten en vestuario, maquillaje, peluquería y belleza, lo que ofrece a los que comienzan la posibilidad de que los conozcan”.

Un testimonio que nos permitió conocer otros detalles relacionados con los shows protagonizados por los transformistas fue el de Rogelio Conde Acosta, un conocido estilista dentro del mundo artístico cubano con 46 años de experiencia en el oficio quien es, según sus propias palabras, “fundador de los shows de transformismo”.

“En el  año 1991 yo fundé, aquí en mi casa, el primer cabaret amenizado por transformistas. Se llama ‘Bar de las Estrellas’ y te puedo asegurar que es la cuna del transformismo en Cuba”, cuenta Rogelio. “Al principio fue muy difícil. Los homosexuales hemos sido muy discriminados en este país –eso no es un secreto para nadie– y hemos tenido que luchar muy duro para demostrar que nuestros valores humanos no son diferentes a los del resto de los mortales”.

Sin embargo, añade Conde Acosta que todavía hoy sigue “confrontando problemas con la policía por el tema de la música, que siempre les parece muy alta. Hace tres meses que tengo cerrado el establecimiento, aunque por razones de otros compromisos con mi trabajo como estilista, pero cuando lo reabra, ya volverán las oscuras golondrinas de la incomprensión humana y las escaramuzas con las autoridades. Pero igual voy a seguir ofreciendo mis espectáculos de excelencia al que han asistido, varias veces, la mismísima Mariela castro y personalidades del arte, la cultura y la política de mi isla bella”.

El estilista de 62 años que vive en la barriada de Lawton, municipio 10 de Octubre, La Habana, informó que “actualmente existen en la capital muchos clubes privados que ofrecen shows de transformismo; aunque los más emblemáticos son el ‘Bar mixto’, ubicado en Jovellar, entre Malecón y Oquendo, Centro Habana; el ‘Café Cantante’ del Teatro Nacional, el Cabaret ‘Las Vegas’, ubicado en Calle Infanta; el ‘Club Esencia’, que está en calle B, entre Línea y Calzada, en el Vedado, que ofrece un show de transformismo los lunes de cada semana… ¡En fin, que los marginados nos estamos expandiendo!”

Por el testimonio de los entrevistados conocimos también que “el importe que reciben los transformistas por cada actuación oscila entre 12 y 17 dólares, aunque eso depende del lugar donde actúen y el tipo de show que presenten”.

“Solo los grandes íconos del transformismo cubano se pueden dar el lujo de cobrar 25 dólares y algo más. Pero esas son las ‘Diosas Sagradas’, como Samantha de Mónaco, Imperio, Estrellita y Maridalia, que se desempeñan como presentadoras y animadoras”, concluyó Rogelio.

[fbcomments]