Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Lunes, 18 de diciembre 2017

¡Puro, apretaste!

A Ricardo lo conozco hace varios años. Aunque no es mi amigo, siempre lo busco para comprarle maní

 |   |  comment count

Niño compra maní a vendedor ambulante en La Habana (Reuters)

LA HABANA, Cuba.- A Ricardo lo conozco hace varios años. Aunque no es mi amigo, siempre lo busco para comprarle maní, porque lo tuesta muy bien y tiene buen punto de sal. Por la mañana se lo puede encontrar en una u otra parada de ómnibus, siempre esquivando a los inspectores. Se queja de que, cada vez que lo pescan, se siente la mordida.

Su jubilación es de 242 pesos, que no le alcanzan “ni para comer”, así que sacó una licencia para vender maní, la golosina de más demanda en Cuba, pues además de llenar, el cucurucho cuesta solo un peso. Él es un gran defensor de las propiedades del maní. Afirma que ya nuestros aborígenes lo comían, y lamenta que solo pueda venderlo tostado, pues el alto precio del azúcar le impide vender el garapiñado de épocas pasadas.

Como dice este vendedor, el maní sobrevivió incluso los años de persecución, cuando los pregones estaban prohibidos y los vendedores nos pasaban por el lado mostrando discretamente los paqueticos y anunciándolos en murmullos en los mismos lugares donde aún hoy venden: en las paradas de ómnibus, alrededor de los hospitales, a la entrada de los cines –muchos aún en aquella época no habían desaparecido–. Pero su mayor protagonismo se produjo durante el período especial, cuando preferíamos comprar un cucurucho o un turrón de maní ante la duda sobre las croquetas, que podían ser de carne de gato, de perro o de aura, o sobre las pizzas, con queso de condones derretidos, o sobre los bistec de frazada de piso, ideas todas estas surgidas quizás como chiste, y convertidas luego en leyendas urbanas.

Actualmente, la gran mayoría de los vendedores lo tienen en cucurucho o en turrón, aunque en los últimos tiempos, algunos, más creativos ofertan barquillos de maní con coco, o con miel.

Los vendedores ambulantes se aprovisionan de maní crudo durante todo el año en los mercados de oferta y demanda. Allí llevan sus mercancías los agricultores pequeños. Para ellos no hay sequía, ciclón ni contratiempo que les impida abastecer el mercado. El maní no es promocionado por la prensa. Como no es cosechado en cooperativas estatales, nunca se habla de compromisos ni de cifras para acopiar. Tampoco se habla de ineficiencia en su cultivo.

Comentando el aumento de su precio (entre 15 y 25 pesos por libra) con un vendedor ambulante de cucuruchos, este me dijo: “Y gracias que hay maní. Cuando este se convierta en interés del sector agropecuario o industrial, y el gobierno vea en él una fuente de ingresos para exportar y enriquecer aún más a los caciques, ¡se acabó el maní para el cubano! Como pasó con la naranja, la toronja, la miel de abejas, la langosta y el camarón.”

A propósito de su encarecimiento, un anciano jubilado que todas las mañanas vende maní en el Tecnológico Hermanos Gómez, me comentó muy avergonzado algo que le ocurrió recientemente: como con los nuevos precios ya no le resulta rentable vender el cucurucho a peso, él no vio otra solución que quitarle cuatro granos a cada uno, para tratar de mantener cierta ganancia sin tener que venderlo más caro. Casi se le cae la cara de vergüenza cuando un estudiante que siempre le compra, y que al parecer cuenta los granos mientras come, le dijo, mientras le mostraba el paquetico: “¡Puro, apretaste!”.

Ver más en:

Acerca del Autor

Gladys Linares
Gladys Linares

Gladys Linares. Cienfuegos, 1942. Maestra normalista. Trabajó como profesora de Geografía en distintas escuelas y como directora de algunas durante 32 años. Ingresó en el Movimiento de Derechos Humanos a fines del año 1990 a través de la organización Frente Femenino Humanitario. Participó activamente en Concilio Cubano y en el Proyecto Varela. Sus crónicas reflejan la vida cotidiana de la población.

Relacionado:

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: