Producción agrícola a la baja, reconoce informe oficial

Producción agrícola a la baja, reconoce informe oficial

La ONEI publicó información sobre el pobre desempeño del sector en 2015

Desabastecimiento de productos del agro en los mercados (Archivo)
Desabastecimiento de productos del agro en los mercados (Archivo)

LA HABANA, Cuba.- Después de trascurrido los primeros meses de este año, la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) colgó en Internet el informe sobre la producción agropecuaria de 2015.

Titulado “Sector Agropecuario. Indicadores seleccionados, enero-diciembre de 2015”, el informe  da a conocer de manera bastante resumida las principales producciones agrícolas y ganaderas, y permite conocer  los producido por las empresas agrícolas, las varias formas de cooperativas agropecuarias y los campesinos.

Según  dicho informe, la producción agrícola del pasado año ascendió a 5 057 800 toneladas. Pero las empresas estatales solo produjeron 632 225 toneladas, lo que representa el 12,5% del total.

A pesar de contar con 1,9 millones de hectáreas, el Estado sólo cultivó 494 600. Sus empresas, además de las mejores tierras, disponen de suficientes recursos: equipos agrícolas, insumos de todo tipo, trasportación, regadíos, almacenes y mecanismos de acopio y distribución. Sin embargo, el retroceso de la producción agrícola y de la ganadería por parte de las empresas estatales viene ocurriendo desde el año 2014, cuando produjeron el 14,1% del total.

Las restantes 4 425 575 toneladas producidas el pasado año correspondieron a las diferentes formas de cooperativas agropecuarias y campesinos particulares, para un total del 87,5%. De ese total, los agricultores privados produjeron 3 447 523 toneladas, lo que representó el 77,9%.

Es decir, que más del 80% de los productos que mayor presencia tuvieron en la red minorista de mercados agropecuarios, tanto estatales como privados, puntos de ventas y carretilleros –viandas, plátanos, hortalizas, maíz, frijoles y frutas– fueron producidos por las diferentes formas no estatales de la agricultura.

En el año 2015 se produjeron 309 700 toneladas de carne de cerdo. A las empresas estatales le correspondió el 66,7% de ese total.

Esas empresas tienen convenios con los particulares que crían cerdos, les suministran los alimentos y los servicios sanitarios y, al alcanzar el animal el peso promedio requerido (88 kilogramos), se los compran, los sacrifican y venden la carne. No se entiende entonces que la venta de carne de cerdo  recaiga en más del 90% en vendedores particulares, que venden la libra  entre 1,40 y 1,80 dólares, un valor prácticamente inalcanzable para la mayoría de los cubanos cuyos salarios mensuales no sobrepasan los 27 dólares.

Ha habido un retroceso además en la producción de leche. En el año 2015 esta fue de 479 500 000 litros. Con relación a 2014 hubo un descenso de 91,5 millones de litros.

Por su parte la carne de res, como algunos productos del mar entre los que se cuentan la langosta y el camarón, además de muchas especies de peces, han pasado a la lista de alimentos prohibidos.

La producción de carne de vacuno en 2015 ascendió a 155 100 toneladas. Con relación a 2014 hubo un crecimiento de 8 300 toneladas. Pero la carne de res solo se puede adquirir en determinadas tiendas, a más de diez dólares el kilogramo. De lo contrario hay que comprarla en el mercado negro, a la mitad de ese precio y con peligros para la salud e inclusive legales.

La producción de huevos estuvo en el orden del 99,4% del plan fijado para el año 2015. Se produjeron 1 978 900 000  unidades, lo que permitió garantizar la venta normada de cinco huevos en la canasta básica y la venta “liberada”, principalmente en La Habana.

En el Informe Central presentado al VII Congreso del Partido Comunista por su Primer Secretario, Raúl Castro, este reconoció que el aumento de los precios de los productos del agro está determinado en gran medida por los bajos niveles productivos de las diferentes formas de producción agrícola; debido, según dijo, a “factores objetivos y subjetivos”. Pero no especificó que fueron las empresas agrícolas estatales las que reportaron los más bajos niveles de producción en el quinquenio.

Para trasladar el asunto a otro escenario y no señalar el mal trabajo de dichas empresas agrícolas, que no garantizaron –como era su responsabilidad– la cantidad de alimentos que debían producir, lo que hubiese contribuido a bajar los altos precios, Raúl Castro dijo que hay que poner coto al manejo inescrupuloso de los precios por parte de los intermediarios. Un errado enfoque determinista, porque parte del presupuesto de que los únicos culpables de los altos precios son los privados.

origenesmadiba@gmail.com

[fbcomments]