Preso político denuncia abusos en cárcel holguinera

Preso político denuncia abusos en cárcel holguinera

Según el testigo, los reclusos trabajan en condiciones infrahumanas

Prisiones_Cuba_AFP. La imagen fue tomada en abril de 2013, cuando el gobierno permitió a la prensa extranjera entrar a cárceles escogidas.
(Foto de archivo)

SANTA CLARA, Cuba – El preso político Carlos Infante Rodríguez ha informado desde prisión, vía telefónica, que los 50 presos que componen una brigada de trabajo salen del penal antes de amanecer y no comen nada hasta su regreso, en la noche.

Según el recluso, sus compañeros de la prisión Los Naranjos, en Holguín, son obligados por el Capitán del penal Ángel Parra a trabajar doce horas diarias sin alimento ni agua potable, en la cooperativa agropecuaria “Vietnam”.

Comentó además el miembro de la Alianza Democrática Oriental que “el agua que beben los reclusos que laboran en plantaciones cañeras proviene de los canales de regadío que están contaminados con los pesticidas e insecticidas, lo que genera problemas estomacales y enfermedades de la piel a los reclusos”, denunció Infante Rodríguez.

“Esto se agudiza por la falta de medicamentos”, añadió.

El prisionero agregó que no les entregan ropa ni zapatos de trabajo, tampoco medios de protección. Las herramientas de trabajo, las deben traer de sus casas cuando salen de pase o pedírselas a los familiares que van a visitarlos; de lo contrario son regresados por el Capitán Parra a una prisión con régimen de máxima severidad.

El salario que los reos devengan por sus faenas supuestamente les serviría para pagar la comida que consumen en el penal, pero apenas les alcanza para costear esos gastos, acotó el preso.

La prisión los Naranjos está ubicada en el municipio Urbano Noris de la provincia Holguín. Tiene una población penal de 150 reclusos que se distribuyen en tres brigadas de 50 hombres cada una: la “Guillermo”, la “Cuba” y la “Vietnam”, todas dentro del sector agrícola.

La “Cooperativa Agropecuaria Vietnam” se encuentra relativamente cerca del penal, y dedica su labor al cultivo de la caña de azúcar. Los 50 reclusos que laboran allí tienen que sembrar, cultivar, y cortar la gramínea.

(Guillermo del Sol Pérez)

[fbcomments]