Pescador desaparece en la ensenada de Jaimanitas

Pescador desaparece en la ensenada de Jaimanitas

Según testigos, el hombre no conocía la zona y fue “tragado” por una fuerte corriente

Buzos buscan al desaparecido
Los buzos buscaron el cuerpo, pero el mal tiempo habría impedido continuar (foto de Frank Correa)

LA HABANA, Cuba – Un hombre que en la tarde del sábado pescaba en la ensenada de Jaimanitas, al oeste de La Habana, desapareció en el mar sin que hasta el momento se haya encontrado su cadáver, describen testigos del hecho.

Joel (se desconoce su apellido), de 41 años, residente en el poblado de Punta Brava, municipio Bauta, desenrollaba un trasmallo a veinte metros de la costa, en una zona poco profunda, cuando fue arrastrado por la corriente y “tragado” a la vista de tres personas que lo acompañaban.

Comandos de Rescate y salvamento de las tropas guardafronteras y vecinos de Jaimanitas, incursionaron en la ensenada con equipos de buceo hasta que anocheció y detuvieron la búsqueda, continuada con toda intensidad desde las primeras horas del domingo hasta llegada la noche, sin que pudieran encontrar el cuerpo.

Buzos entrevistados al terminar la faena, informaron que se peinó la ensenada, que oscila entre los cuatro y veinte metros de profundidad. Es posible que la corriente lo arrastrara mar afuera, donde ya resulta imposible el sondeo.

Jaimanitenses que ayudaron en la pesquisa creen que el desparecido no conocía el lugar donde pescaba. Como además vestía botas de agua y ropa de trabajo, no pudo mantenerse a flote.

Militares y civiles esperan en la orilla
Vecinos de Jaimanitas y policías, en el lugar de los hechos (foto de Frank Correa)

Juan Golman, de la familia de pescadores apodada “Los Pejediente”, dijo que “el correntín que circula en la ensenada es fuerte y casi todos los años se lleva a alguien. Va de oeste a este y en la desembocadura del rio gira al norte y sale hasta el canto del veril, donde hace un giro y retorna otra vez, pero su gran peligro radica en que en ciertos tramos corre por debajo del agua y la gente no lo percibe. Quien no conoce la zona y cae en él es arrastrado al fondo. Si no sabe lidiar con el corretin es muy fácil que se ahogue”.

Familiares del desparecido estuvieron junto a militares y civiles en la orilla, esperando inútilmente que fuera hallado. La búsqueda se suspendió a las siete de la noche del domingo, por la falta de luz y el fuerte oleaje, debido a la entrada en ese momento de otro frente frío sobre La Habana. No se pudo conocer si la pesquisa continuaría este lunes, debido al mal tiempo.

[fbcomments]