La papa, otra vez a merced del racionamiento

La papa, otra vez a merced del racionamiento

Esta semana comenzó su distribución en la capital

Así son las papas que le venden a la población (Archivo)

2016-2017 comenzó esta semana en varios municipios de la capital. Este año la distribución del tubérculo vuelve a estar racionada mediante la libreta de productos alimenticios y corresponderán unas pocas libras por persona.

El regreso a la cartilla de racionamiento, reinante en Cuba desde 1962, ha sido por partida doble. Por un lado, los consumidores sólo podrán adquirir un total de diez libras distribuidas en dos entregas de 4 y 6 libras respectivamente, mientras que por otro, la venta a cada individuo estará controlada por el Estado una vez más.

No obstante las medidas tomadas en aras de garantizar la entrega del producto a la población “de manera equitativa”, su venta estuvo acompañada de las tradicionales colas, empujones y alguna que otra trifulca.

“¿Quién se cree ese cuento de que los camiones vienen con el peso exacto?”, se preguntaba indignado Erasmo Ledezma, un comprador, quien además sentenció: “Antes, para poder comprar la papa teníamos que fajarnos con la gente, ahora tenemos que fajarnos además con el dependiente porque él siempre se va a llevar lo suyo”.

Lázara Gutiérrez, vecina de Diez de Octubre manifiesta que “eso es inconcebible”. “¿En qué cabeza cabe que a un cubano le alcanzan 10 libras de papa?”

Desde el año 2009, en que la venta de papa se liberó y su precio pasó de 40 centavos a un peso la libra, su compra se ha convertido en una difícil tarea.

[fbcomments]