El Cuba Study Group sale en defensa del magnate azucarero

El Cuba Study Group sale en defensa del magnate azucarero

“Mientras que los activistas por la democracia en la Isla se enfrentan a represalias, es patético que un magnate cubanoamericano se sienta inspirado para… dar a los matones comunistas más dinero con el que reprimir”, afirmó Ros-Lehtinen

Alfonso FanjulEl Cuba Study Group respaldó este lunes al magnate azucarero Alfonso Fanjul, quien tras décadas de oposición al régimen cubano se manifestó recientemente a favor de una apertura hacia La Habana, reporta EFE.

“Apoyamos el hecho de que el señor Fanjul haya iniciado un debate importante, oportuno y crítico dentro de la comunidad cubanoamericana, y en términos de la política estadounidense, sobre cómo responder efectivamente a los importantes cambios estructurales en Cuba”, dijo el Cuba Study Group en un comunicado.

Fanjul huyó de Cuba siendo muy joven. Su familia dejó en la Isla una fortuna azucarera que el Gobierno de Fidel Castro nacionalizó. En su exilio en Estados Unidos, el empresario amasó una de las fortunas más grandes de Norteamérica. Además, construyó relaciones con miembros del Congreso y presidentes que se beneficiaron de su generosidad, y se convirtió en uno de los principales financiadores del movimiento anticastrista.

Sin embargo, en una entrevista a principios de este mes con el diario The Washington Post dijo que estaría dispuesto a hacer negocios en Cuba, bajo ciertas condiciones. “Si hay alguna manera de que la bandera familiar pueda volver a Cuba, estaré contento de que así sea”, declaró Fanjul. Según el Post, el magnate ha visitado la Isla y se ha reunido con funcionarios.

Sus declaraciones provocaron una oleada de reacciones en los círculos empresariales y políticos de la comunidad cubanoestadounidense. El Cuba Study Group, organización que se define como “no partidaria”, “compuesta por líderes empresariales y comunitarios cubanos que comparten un interés y visión común de una Cuba libre y próspera”, condenó “los ataques personales, insinuaciones e insultos” que, dijo, recibió Fanjul desde que concedió la entrevista.

A sus 76 años, el empresario ha dicho estar reconsiderando su postura sobre las relaciones con Cuba y que La Habana podría convertirse en un socio comercial “bajo las circunstancias adecuadas”.

“La familia (Fanjul) estuvo en Cuba durante 150 años y, sí, al final, me gustaría ver a nuestra familia en Cuba, donde empezamos. Pero tiene que ser bajo las circunstancias adecuadas. Espero que un día Estados Unidos y Cuba puedan encontrar una manera para que toda la comunidad cubana sea capaz de vivir y trabajar unida”, declaró el magnate.

Las palabras de Fanjul, donante destacado de las campañas del expresidente demócrata Bill Clinton, han provocado el rechazo inmediato de los legisladores republicanos Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y el senador Marco Rubio.

“Mientras que los activistas por la democracia en la Isla se enfrentan a represalias aún más duras del brutal régimen cubano, es patético que un magnate cubanoamericano se sienta inspirado para pisar las espaldas de los activistas con el fin de dar a los matones comunistas más dinero con el que reprimir”, afirmó Ros-Lehtinen en un comunicado.

El Cuba Study Group consideró esas declaraciones “intolerantes” y dijo que faltan el respeto “a la integridad de las personas que pueden adoptar puntos de vista alternativos”.

 

Por otro lado, el empresario y exembajador estadounidense en Bélgica Paul Cejas, quien dejó Cuba poco después de la revolución, también ha declarado que “la diplomacia es una herramienta de la política”.

“Es una herramienta de compromiso. Y se utiliza incluso con el más amargo de nuestros enemigos”, enfatizó Cejas, amigo de Fanjul.

[fbcomments]