Consultorio médico de la familia: una idea fracasada

Consultorio médico de la familia: una idea fracasada

“El doctor sabe menos que yo”, exclama Dania, que solo va al consultorio cuando tiene que renovar la dieta

Laura y Dania esperan en el consultorio (foto del autor)
Laura y Dania esperan en el consultorio (foto del autor)

HOLGUÍN, Cuba.- Es la tercera ocasión que Laura Torres Céspedes acude al consultorio del Médico de la Familia número 3, perteneciente al policlínico Manuel Díaz Legrá del reparto La Quinta de Holguín. Las ausencias reiteradas del doctor han obligado a Laura a regresar una y otra vez a la institución médica que ha presentado inestabilidad en el servicio por déficit del personal de la salud.

“Tengo 65 años, estoy enferma, vivo lejos y no es justo que tenga que venir tantas veces al consultorio porque no hay médico”, comenta la señora.

Hoy Laura recibirá atención facultativa para la que ha esperado cerca de dos horas por la gran cantidad de pacientes en la cola. Ella siente que la larga espera deteriora aún más su salud. Pero los contratiempos no acaban. Después de recibir la atención médica “tengo que hacer otra cola en la farmacia para comprar los medicinas… si no se han acabado”, lamenta.

Dania Pupo, otra paciente que está en la cola, pone en duda la profesionalidad y los conocimientos del personal médico. Ella dice que viene al consultorio solo cuando va a renovar una dieta porque el doctor “sabe menos de medicina que yo”, asegura.

Y agrega: “En rayos X a veces te dicen que no hay material como por ejemplo cuando yo tuve que hacerme una placa de tórax para llevarla a La Habana, no había material y no me la pude hacer”.

Al déficit de médicos y enfermeras en los consultorios se une el deterioro constructivo, de carpintería y del sistema hidrosanitario de los locales. También se observa falta de iluminación, asientos deteriorados, humedad en las paredes y falta de pintura, situaciones acumuladas tras largos años de abandono.

A esto se suma la carencia de aseguramientos médicos como guantes, esfigmógrafos, estetoscopios, pesas y modelos para dietas médicas. Todos estos problemas han sido planteados durante años en las asambleas de rendición de cuenta del delegado, pero todavía no han sido resueltos.

Ante estas pésimas condiciones de trabajo, muchos profesionales de la salud buscan alternativas para mejorar su labor y modo de vida.

“En los consultorios no tenemos condiciones para trabajar por eso preferimos las misiones en el extranjero donde pagan mejor.”, dijo un doctor bajo condición de anonimato. El facultativo evaluó la situación en los consultorios como caótica y reconoció que el principal afectado es el pueblo cubano.

“Estos problemas los hemos informado en la dirección de salud del territorio y solo nos han respondido que en esto momento no hay recursos para resolver la situación”, aseveró.

Sin embargo, desde el 16 de marzo del 2003 la misión Barrio Adentro en Venezuela, con la ayuda cubana, ha instalado y construido 7 284 consultorios populares, 585 Centros de diagnóstico integral con tecnología de punta y 598 salas de rehabilitación integral, que prestan servicios gratuitos, según las autoridades venezolanas.

Por otro lado, actualmente cumplen misión internacionalista 4 405 holguineros profesionales de la salud repartidos por 45 países, informó recientemente el periódico local ¡Ahora! citando fuentes oficiales. Holguín cuenta con mil 103 consultorios Médicos de Familia, ubicados en mil 47 locales y más de la mitad presentan un deterioro constructivo y del sistema hidrosanitario, según un informe al que Cubanet tuvo acceso.

El programa del Médico de la Familia en Cuba, idea del exdictador Fidel Castro, surgió en el policlínico de Lawton en la capital del país a finales de 1983 con el objetivo de mejorar el estado de salud de la población de la isla.

Acerca del Autor

Fernando Donate Ochoa

Fernando Donate Ochoa

Periodista independiente. Reside en Holguín

[fbcomments]