Tillerson: las relaciones con Rusia están en un “punto bajo”

Tillerson: las relaciones con Rusia están en un “punto bajo”

Declaraciones del secretario de Estado tras su encuentro en Moscú con el presidente ruso Vladimir Putin

(EFE)

MOSCÚ – El presidente ruso Vladimir Putin se reunió con el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, en Moscú el miércoles mientras ambos países intercambian fuertes acusaciones sobre un ataque con armas químicas en Siria.

Tras este encuentro, Tillerson declaró que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia se encuentran en “punto bajo” debido a un “bajo nivel de confianza”.

Tillerson, en la primera visita oficial del gabinete de Trump, fue al Kremlin para reunirse con el líder ruso, informaron la embajada de Estados Unidos y el gobierno de Rusia. Aunque el presidente estadounidense ha hablado con Putin por teléfono, se cree que la reunión es la primera entre Putin y un alto funcionario de la administración de Trump.

La agenda no se dio a conocer. Se esperaba que ambos líderes discutieran el desacuerdo de si el presidente sirio Bashar al-Ásad o la oposición fueron responsables del ataque con armas químicas la semana pasada que ocasionó un vengativo ataque con misiles de Estados Unidos. También se cree que hablarían sobre las acciones de Rusia en Ucrania y la supuesta interferencia rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Previamente el miércoles, el canciller ruso acusó a Estados Unidos de realizar un ataque ilegal contra las fuerzas de al-Ásad.

Sergey Lavrov dijo que Rusia tiene muchas preguntas sobre las ideas “contradictorias” y “muy ambiguas” del gobierno de Estados Unidos. En un ominoso inicio de reunión, Lavrov dijo que para Moscú es importante comprender las “intenciones reales” del gobierno de Trump.

“Últimamente hemos visto acciones muy alarmantes con un ataque ilegal contra Siria”, dijo el canciller. “Consideramos de la máxima importancia evitar el riesgo de que se repita una acción similar en el futuro”, agregó.

Tillerson admitió que Washington y Moscú tienen “drásticas diferencias” que han complicado la cooperación entre las dos potencias. Dijo buscar una “mayor comprensión” de esas diferencias para poder reducirlas.

“Ambos acordamos que nuestras líneas de comunicación siempre deben permanecer abiertas”, dijo Tillerson.

El tenso inicio de la visita de Tillerson refleja la creciente brecha entre los viejos rivales de la Guerra Fría. Las expectativas iniciales de que el gobierno de Trump tuviera una buena relación con Rusia han chocado con la realidad, ante la escalada de acusaciones mutuas sobre un ataque con armas químicas registrado en Siria la semana pasada.

(AP)

Agencias

Agencias de Noticias

[fbcomments]