Polonia denuncia maniobras rusas “sin precedentes” en el Báltico

Polonia denuncia maniobras rusas “sin precedentes” en el Báltico

El ministro de Defensa polaco se declara inquieto por la actividad aérea y naval en esa región. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, alertó del “incremento de la actividad militar rusa alrededor de las fronteras de la Alianza, especialmente en el espacio aéreo”.

Tropas-rusas
Soldados rusos (Foto archivo)

El este de Europa vive inquieto por la intensa actividad militar que despliega Rusia en la zona del mar Báltico, la más cercana a su territorio. El ministro polaco de Defensa, Tomasz Siemoniak, se declaró este jueves inquieto por las maniobras aéreas y navales en esa región fronteriza. “Desde hace un cierto tiempo vemos una actividad sin precedentes de los rusos, tanto de la flota como de la aviación, sobre el mar Báltico y la región de Kaliningrado [territorio ruso rodeado por dos países comunitarios, Polonia y Lituania]. Eso nos inquieta. La OTAN se prepara para reaccionar”, advirtió el ministro en una entrevista a la cadena de televisión polaca TVN24.

El titular de Defensa enmarca esa inquietud en la interceptación el pasado lunes de una treintena de cazabombarderos rusos en el espacio aéreo internacional lindante con el territorio europeo. Los aparatos del Ejército ruso fueron interceptados por aviones F-16 holandeses que tenían como misión la vigilancia aérea de los países bálticos, a los que los miembros de la OTAN prestan este servicio de manera rotatoria.

Avión ruso interceptado por tropas holandesas (foto El País)

El episodio es una muestra más del músculo militar que exhibe Rusia ante los Estados aliados a raíz de la crisis ucrania. El secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, alertó hace unos días del “incremento de la actividad militar rusa alrededor de las fronteras de la OTAN, especialmente en el espacio aéreo”. Stoltenberg precisó que en 2014 ha habido más de 400 intervenciones de aviones aliados para interceptar a cazas rusos, un 50% más que en 2013.

En la mayoría de los casos, los aviones rusos no llegan a violar el espacio de la OTAN, sino que permanecen en territorio internacional. Aun así, realizan maniobras “bastante agresivas”, según Stoltenberg, que ponen en peligro el tráfico aéreo civil porque no comunican su presencia a las autoridades de aviación y apagan los dispositivos que permiten detectarlos. El Gobierno noruego divulgó el pasado 2 de diciembre un vídeo que muestra cómo un F-16 de su flota estuvo a punto de colisionar con un avión de guerra ruso debido a esas prácticas.

  • EL PAIS DE MADRID
[fbcomments]