C. Rica pide a Panamá una solución a la crisis migratoria cubana

C. Rica pide a Panamá una solución a la crisis migratoria cubana

Además reiteró que no permitirá el paso por su territorio

Cubanos en Paso Canoas, Panamá (foto: EFE)
Cubanos en Paso Canoas, Panamá (foto: EFE)

PASO CANOAS.- Costa Rica reiteró que no permitirá el paso por su territorio de migrantes cubanos con estatus irregular, al tiempo que espera que Panamá ayude a buscar una solución a esta crisis migratoria, indicó hoy una fuente oficial.

“Nosotros esperamos que Panamá resuelva la situación como la resolvió en su momento Costa Rica, ejercitando ciertos puentes con países amigos”, dijo a Efe en la frontera entre ambos países el ministro costarricense de Seguridad Pública, Gustavo Mata.

Mata recordó que Costa Rica hace unos meses se dio a la tarea de “prestar un puente con países amigos, como Guatemala y México”, pero que el tema ahora, resaltó, “es que México ya no va a recibir más migrantes ni Guatemala tampoco”.

Destacó que Costa Rica también tiene cerrada su frontera con Nicaragua, y que por lo tanto, expresó, “no vamos a poder nosotros tampoco hacer nada”.

Entonces, añadió Mata, “el presidente (costarricense, Luis Guillermo Solis) ha sido muy claro y ha ordenado el cierre de la frontera por cuanto no vamos a poder dar paso a estos migrantes”.

“La orden -remarcó- es clara y concreta: el país no va a permitir el ingreso de cubanos que vengan con el estatus irregular”.

La Policía de Costa Rica evitó ayer el ingreso de 80 migrantes cubanos por la frontera con Panamá y mantiene la situación en la zona bajo control, luego de que el miércoles unos 1.000 isleños cruzaran ilegalmente para luego devolverse a territorio panameño.

“Tuvimos un grupo de 80 que intentó ingresar de forma abrupta a nuestro país. Tuvimos que emplear la Policía para impedirlo”, declaró Mata este jueves desde el puesto fronterizo de Paso Canoas.

Mata señaló a Efe que esta madrugada detectaron también a un grupo de extracontinentales tratando de salir hacia Costa Rica en un autobús, pero que fueron “inmediatamente detenidos” por las autoridades costarricenses y devueltos a suelo panameño.

Estimó que del lado de Panamá hay aproximadamente unos 150 extracontinentales, la gran mayoría, dijo, son del Congo.

El Gobierno costarricense afirma que agotó su capacidad de albergar migrantes cubanos, luego de brindar ayuda humanitaria y albergue a 8.000 de ellos entre noviembre y marzo pasados, cuando quedaron varados en suelo costarricense debido a la negativa de Nicaragua de permitirles avanzar.

A esos 8.000 cubanos Costa Rica les extendió visas de tránsito extraordinarias, pero en diciembre pasado el Gobierno decidió no entregar más ante la imposibilidad de brindarles ayuda humanitaria.

A mediados de marzo pasado, los Gobiernos de Panamá y Costa Rica dieron por concluido un operativo especial de traslado directo a México de 6.119 cubanos que se quedaron varados en la zona después de que Nicaragua cerró su frontera alegando motivos de seguridad.

Sin embargo, después de este operativo de traslado los isleños se han vuelto a aglomerar en Panamá, hasta superar los 3.000: más de 2.000 en Paso Canoas y 1.500 en Puerto Obaldía, una comunidad del Caribe adonde llegan por mar y tierra.

La situación de los migrantes en la frontera entre Costa Rica y Panamá se ha tensado desde el pasado martes cuando una reunión de vicecancilleres de nueve países no alcanzó ninguna solución al problema migratorio.

Estos migrantes cubanos ingresaron al continente por Ecuador, y desde allí se han desplazado hacia el norte por Colombia y Panamá, con la intención de continuar por el resto de Centroamérica y México, hasta llegar a Estados Unidos, su destino final.

Los cubanos pretenden acogerse en Estados Unidos a los beneficios migratorios y sociales que les brinda la Ley de Ajuste Cubano. EFE

[fbcomments]